Política
Lunes 20 de Marzo de 2017

La cúpula de la CGT salió a aclarar que el paro del 6 de abril "no es contra nadie"

Tras negar un plan desestabilizador, afirmaron que, "si hay una salida anticipada", será porque "chocan la calesita los que la tienen que manejar".

El sindicalista Carlos Acuña, uno de los jefes de la CGT, aseguró ayer que el paro general anunciado para el 6 de abril próximo "no es contra de nadie", aunque señaló que se trata de "una protesta para que el gobierno reflexione". En tanto, Héctor Daer, otro de los miembros del triunvirato que conduce la central obrera, calificó de "absurda" la crítica de la Casa Rosada a un supuesto plan desestabilizador, mientras que su par Juan Carlos Schmid puntualizó: "Razones para la huelga fueron los cientos de miles en la calle el 7 de marzo" pasado.

Paralelamente, en el gobierno, la ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich, advirtió que la convocatoria al paro "no es coherente", al tiempo que el jefe del bloque de diputados nacionales del Frente para la Victoria (FpV), Héctor Recalde, sostuvo que el Ejecutivo "no lee lo que está pasando" y reclamó que pare "un poco con esta política económica que está haciendo estragos en las familias argentinas" (ver aparte).

Acuña, a su vez, confirmó que la huelga del 6 de abril se cumplirá sin actos ni movilizaciones porque ese día no van a hablar "absolutamente de nada". Y agregó: "Nos quedamos todos en casa tomando mate".

"El paro no es en contra de nadie ni de nada. Es un desahogo que tiene el trabajador, una protesta para que el gobierno reflexione", dijo el sindicalista.

En ese sentido, se refirió a las dificultades económicas que atraviesan muchos trabajadores al señalar que, "si antes alcanzaba para 25 días (el salario), ahora alcanza para 18 porque está todo más caro".

Acerca de la visión del oficialismo de que el paro "no soluciona nada" y que la alternativa es el diálogo, Acuña indicó: "Claro que no resuelve nada, porque ellos tienen la responsabilidad de resolver las cosas".

"El problema que tenemos hoy es que ellos no reconocen un problema que existe, que es que la gente perdió poder adquisitivo y está enojada", añadió el sindicalista.

A su turno, Bullrich se sumó a las críticas oficiales al paro al señalar que la medida "no es coherente" cuando "baja la tasa de desempleo".

"Van a un paro general igual, no importa que los números digan otra cosa", enfatizó la funcionaria, que apuntó que "hay una sobreactuación de la calle" y que "no se puede estar todos los días, a toda hora, protestando".

Schmid, en tanto, cruzó al presidente Mauricio Macri por sus reproches a la CGT (ver página 10) y sostuvo que "las razones" para justificar el paro hay que encontrarlas en el descontento que expresaron "cientos de miles de personas en la calle el 7 de marzo".

Por su parte, Daer enfatizó: "Lo del plan desestabilizador es un absurdo que lo tiran a rodar para deslegitimar las razones de un debate. Uno plantea las cosas en un diálogo, y demostramos que hay un gran acompañamiento de estas demandas con una movilización".

Al respecto, el gremialista explicó: "El paro nada tiene que ver con un criterio de desestabilizar sino que queremos un país que no continúe destruyendo el empleo y el consumo y que no se siga achicando".

"Con el paro toda la sociedad interpelará al gobierno y le hará ver que sus políticas son un error", consideró Daer, quien agregó: "El Ejecutivo tendrá que evaluar las consecuencias sociales de sus acciones".

Aviso

El también diputado nacional del Frente Renovador (FR) sostuvo que, "si ocurre una salida anticipada" de Cambiemos del gobierno, "no es por culpa" de la central obrera "sino porque chocan la calesita los que la tienen que manejar".

"El gobierno era uno en los primeros meses y, a partir de diciembre de 2016, giró hacia el neoliberalismo pensando que esa era la salida", opinó.

"El gobierno no reconoce un problema que existe: la gente perdió poder adquisitivo y está enojada"

Comentarios