Política
Domingo 26 de Febrero de 2017

La CGT condenó la política económica y amenaza con un paro general en marzo

Schmid y Daer alertaron sobre el desempleo creciente, las suspenciones, los despidos y el cierre de fábricas

Juan Carlos Schmid y Héctor Daer, dos de los tres secretarios generales de la CGT, coincidieron ayer en rechazar "la orientación de las políticas económicas, el creciente desempleo y las suspensiones, despidos y cierres de fábricas"; condenaron "la total irresponsabilidad gubernamental y empresaria" y adelantaron que "de no producirse profundos cambios, habrá seguramente paro en marzo próximo".

Schmid calificó al gobierno como "de derecha, aunque electo por el pueblo", pero su bagaje "lo lleva a aplicar políticas alejadas de lo sindical".

"En diciembre, el gobierno y los empresarios tuvieron una actitud irresponsable. Una buena señal hacia la CGT sería ahora la reincorporación de todos los despedidos y suspendidos y que las compañías abonen el bono de fin de año que burlaron. La confianza, una vez perdida, tarda mucho en regresar. Ese es el tono en el que se discute, aunque el diálogo sectorial debe seguir", dijo Schmid.

"De no haber respuestas luego de la movilización del día 7 y, de continuar las suspensiones, despidos y pérdida del poder adquisitivo, por propio peso habrá huelga", aseveró Schmid.

El dirigente señaló que "esas políticas se instrumentaron casi sin compensaciones y motivaron la actual confrontación", en tanto Daer (Sanidad) explicó que "el real problema de fondo es que el Ejecutivo no comparte el diagnóstico de la central obrera".

"La realidad es crítica y sigue cayendo. No hubo inflexión desde el último semestre de 2016 y no rebotaron ni la economía ni el empleo. El horizonte es frío. La supuesta llegada de inversiones —algo aún verde— no reincorporará a los despedidos. Eso es capitalismo. No habrá dinero sin expectativa de ganancia", realzó.

Para Schmid, el gobierno "se pobló de CEO's y considera que tiene el mejor equipo de gestión en años, pero la seguidilla de errores y enfoques encontrados con la realidad demuestra que no acierta a reactivar el aparato productivo", y añadió que su visión sobre "el mundo, la industria nacional y las relaciones tripartitas está en las antípodas sindicales, que sostiene la justicia social".

Responsables

Daer aseguró que la CGT actuó "con responsabilidad durante más de un año de gobierno"; indicó que el Ejecutivo tuvo tiempo para producir "reformulaciones" y subrayó que "no hubo aciertos ni siquiera luego de devaluar la moneda, acordar con los fondos buitre y reducir las retenciones", ya que las medidas recayeron sobre "los sectores más vulnerables de la sociedad argentina".

Schmid consideró a su turno que, no obstante, "siempre hay tiempo para cambiar", pero opinó que ello debe producirse en el contexto de "una gran mesa de diálogo y de reconocimientos, porque el tema central es que en la calle no hay una moneda y, sin eso en el bolsillo, es imposible reactivar la economía interna".

"Hay temas y resultados objetivos: más pobreza, desocupación, caída del salario real, dólar bajo, retraso cambiario, inflación, retroceso del poder de compra y endeudamiento. En cualquier lugar del mundo eso implica que la realidad estalla. El gobierno no redujo el déficit fiscal, no generó competitividad en términos mundiales y, la teoría del presidente Mauricio Macri de que los 20 mejores países son los que tuvieron más intercambio, es de otro planeta. Estados Unidos se cierra sobre sí; México y China tendrán muchos sobrantes. Los comercializarán incluso por debajo del costo de producción. El problema de la nación asiática no es ganar o perder sino mantener la maquinaria. Esos sobrantes o excedentes productivos los colocará sin importarle el precio. Es un monstruo hacia adentro, y eso es lo que no ve el gobierno", afirmó Daer.

Los sindicalistas coincidieron en que ninguna acción gremial es "un fin o un tema deportivo, porque se realiza a la par del reclamo de rectificaciones", y adelantaron que luego del 7 de marzo el gobierno deberá comprender que "el diagnóstico de la CGT es correcto porque, de lo contrario, habrá más protestas".

"Se carece de un punto de arranque común. Para el gobierno las cosas están bien. Para la CGT, son complicadas. No coincidir en el diagnóstico hace difícil todas las conversaciones", dijo Schmid.

El dirigente marítimo reivindicó "el diálogo y el acuerdo tripartito entre funcionarios, empresarios y trabajadores, una perenne propuesta de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)".

Venegas criticó a los jefes cegetistas

El jefe de Uatre, Gerónimo Momo Venegas, cuestionó ayer a los secretarios generales de la CGT, al advertir que "no saben para dónde van", al tiempo que criticó a la ex presidenta Cristina Fernández por "mandar gente" a la movilización sindical del 7 de marzo.

   "Cristina está mandando gente, son la misma gente que estuvo fabricando pobres durante 12 años", sostuvo Venegas y mencionó a los dirigentes sociales Fernando Esteche, Emilio Pérsico y Luis D'Elía, afines al kirchnerismo.

   Además, consideró que los jefes del triunvirato cegetista Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña "no saben para dónde van".

   Venegas apuntó que la conformación del triunvirato de la CGT fue un "mamarracho" porque "modificaron el estatuto una hora antes del congreso, y eso no se puede hacer", y agregó: "Nosotros lo hemos impugnado. Estamos para salir e ir a la Justicia, así que se va a volver a convocar a otro congreso".

Comentarios