Política
Jueves 08 de Junio de 2017

La canciller alemana agradeció a la Argentina por haber recibido a los judíos que huían del régimen nazi

La primer ministro de Alemania, Angela Merkel, visitó esta mañana la Sinagoga de la Congregación Israelita de la Argentina, más conocida como el Templo de la calle Libertad,

La primer ministro de Alemania, Angela Merkel, visitó esta mañana la Sinagoga de la Congregación Israelita de la Argentina, más conocida como el Templo de la calle Libertad, y rodeada de las autoridades de las organizaciones judías más importantes del país, agradeció a la Argentina por haber recibido a los judíos alemanes que escapaban del nazismo.
"Esta sinagoga es símbolo de la gran comunidad judía de la Argentina, muchos vinieron huyendo de los nazis. Hubo un puente entre Argentina y Alemania y quiero agradecerles que hayan acogido a muchos alemanes aquí en su país", señaló Merkel, que llegó acompañada por el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; por el embajador alemán en la Argentina, Bernhard Graf von Waldersee, el embajador de Israel, Ilán Sztulman; y la comitiva que la acompañó desde Alemania.
"El mundo se mantiene sobre tres bases: la verdad, la ley y la paz. Estos tiempos carecen de estas tres virtudes, que encarna las señora Merkel".
El motivo de la visita fue la reinauguración del gran órgano "Walcker", reparado gracias a un subsidio de medio millón de pesos aportado por Alemania. "Todos estos órganos instalados en Alemania fueron destruidos por el régimen nazi", contó Merkel, que resaltó que por eso ponen especial cuidado en conservar los que quedan dispersos por el mundo. En la Argentina sólo hay dos: "éste y el que está en la Basílica de Luján", contó a Télam el rabino Sergio Bergman, ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación y la vez rabino de esa sinagoga.
En su breve mensaje, Merkel también se refirió al "recuerdo vivo y doloroso" de los atentados a la AMIA y a la Embajada de Israel ocurridos en la Argentina en la década del '90, y pidió "luchar contra el antisemitismo donde se presente".
La escuchaban los principales dirigentes de la comunidad judía local, que agradecieron su mensaje como otro signo de los que Alemania ha hecho en el mundo para reparar los daños del régimen nazi. El encargado de ponerlo en palabras fue el otro rabino del templo, Shimon Moguilevsky, que agradeció el gesto de Alemania y la presencia de Merkel.
"El mundo se mantiene sobre tres bases: la verdad, la ley y la paz. Estos tiempos carecen de estas tres virtudes, que encarna las señora Merkel", consideró. Y por eso pidió "que se multipliquen las personalidades como ella".
Entre la audiencia, además de Bergman, estaba el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Claudio Avruj; el nuncio apostólico Emil Paul Tscherring; María Kodama; y las más altas autoridades de organizaciones judías como AMIA, DAIA, B'nai B'rith, el Congreso Judío Latinoamericano, el Museo del Holocausto, la escuela ORT, como así también representantes de la Fundación Konex y del Mozarteum y representantes de las embajadas de Rumania y España, entre otras.
"Es una excelente señal de cómo las relaciones entre el pueblo judío y Alemania se fueron reconstruyendo después de su peor capítulo", analizó Avruj a Télam.
Como cierre del evento, el organista del templo, Víctor Garelik, tocó la canción sinagogal "En Ti Confío", y al terminar Merkel y su comitiva recorrieron el Museo Judío de Buenos Aires, ubicado junto a la sinagoga. La Congregación Israelita de la República Argentina -que construyó el templo- fue la primera institución judía del país, fundada en 1862, y la sinagoga fue declarada Monumento Histórico Nacional en el año 2000.

Comentarios