Política
Martes 04 de Julio de 2017

Intervinieron el gremio de canillitas de Buenos Aires

Un juez procesó a su titular, Omar Plaini, por una causa relacionada con las elecciones del gremio. La CGT denunció una persecución.

El juez federal Marcelo Martínez De Giorgi dispuso ayer la intervención del Sindicato de Vendedores de Diarios y Revistas de Capital Federal y Gran Buenos Aires (Sivencia) y procesó y suspendió las funciones de su histórico líder, Omar Plaini, por presuntas irregularidades en las elecciones de autoridades de 2013.

Para dar cumplimiento con el fallo, el juez ordenó un allanamiento de la sede principal del sindicato, que se extendió por varias horas con efectivos de la Gendarmería.

Pese a la orden judicial, Plaini permaneció desde la primera hora n su oficina, rehusándose a abandonar la sede gremial, mientras que por la tarde debió ser atendido por personal médico dentro del edifico por una descompensación.

Finalmente, al salir de la sede, el líder sindical denunció una "persecución política y jurídica" por haberse expresado "políticamente" a favor de la candidatura de Cristina Kirchner por el frente Unidad Ciudadana y adelantó que mañana convocará "a una asamblea general extraordinaria" frente al sindicato para decidir posibles medidas de fuerza.

El sindicalista se quejó además de que se había presentado en la Justicia pidiendo la prescripción de la causa de 2013 pero que se encontraron con que "cambiaron la carátula" y que "el gremio fue intervenido por un juez que no tiene competencia en lo laboral".

El jefe de Canillitas es también diputado nacional por el monobloque del Partido de la Cultura, la Educación y el Trabajo que creó Hugo Moyano y está alineado políticamente con la ex mandataria.

El magistrado procesó, sin prisión preventiva, al gremialista por el delito de uso de documento público falso y le trabó un embargo sobre sus bienes hasta cubrir la suma de 200.000 pesos.

La decisión se produjo en el marco de una causa que se inició en 2013, cuando una agrupación interna hizo una presentación por presuntas irregularidades durante las elecciones sindicales de ese año, en las que Plaini se impuso con un amplio margen de 3.000 votos contra 180.

Sin embargo, por la oposición la Lista Azul denunció al Ministerio de Trabajo "varias irregularidades en la conformación de la Junta Electoral". El opositor a Plaini fue José Olivo, de la Lista Azul, y referenciado en el Partido Solidario de Nuevo Encuentro.

La Gendarmería tenía la orden de secuestrar todas las fichas de afiliación, el registro de asistencia original de la asamblea extraordinaria del 25 de julio de 2013, cuestionada por la oposición a Plaini, y del padrón electoral

La CGT defendió a Plaini, quien es también secretario administrativo de la central obrera, y reaccionó a través de un duro comunicado contra el gobierno, al que acusó de estar detrás de una "persecución gremial".

Comentarios