AMIA
Domingo 22 de Enero de 2017

Insisten en que ladenuncia de Nisman debe investigarse

Lo aseguró uno de los camaristas de Casación que impulsó la presentación del fiscal fallecido contra Cristina Kirchner

Mariano Borinsky, uno de los camaristas de Casación que impulsó la denuncia realizada por el fiscal fallecido Alberto Nisman contra la ex presidenta Cristina Kirchner, aseguró que "lo mínimo que debía hacerse" con esa presentación era "iniciar una investigación".

Borinsky, junto a Gustavo Hornos y Ana María Figueroa, decidieron a fines del año pasado reabrir la denuncia que presentó Nisman días antes de morir, revocando los fallos del juez Daniel Rafecas y los camaristas Jorge Ballestero y Eduardo Freiler, quienes la desestimaran en dos oportunidades.

"Lo que consideró la Cámara de Casación Penal es que esos fallos de la desestimación habían sido prematuros", sostuvo Borinsky, días antes de que la denuncia inicie otro recorrido en el juzgado de Ariel Lijo, cuando concluya la feria.

El camarista fundamentó el fallo al señalar que "no se había siquiera iniciado la investigación ni hecho lugar a las medidas de prueba solicitadas por el Ministerio Público Fiscal y, con la finalidad de la averiguación de la verdad, lo mínimo que debía hacerse era una investigación".

De todos modos, ese reinicio podría quedar en suspenso debido a que Alejandro Rúa, el abogado de otro de los acusados por Nisman, el ex canciller Héctor Timerman, presentará un recurso extraordinario ante la Corte Suprema para que revea la decisión de la Casación.

Borinsky justificó también el apartamiento de Rafecas, Ballestero y Freiler (decidido en el mismo fallo de fines de diciembre) "para garantizar la imparcialidad del juzgador" en la causa iniciada por el entonces jefe de la Unidad Fiscal Amia.

"El juez de primera instancia y la cámara consideraron que no existía delito sin realizar las medidas de prueba y, como ya habían tomado esa posición en dos ocasiones, la Cámara de Casación consideró prudente apartar a esos magistrados y elegir a uno nuevo por sorteo", indicó Borinsky.

Si el fallo queda firme, el fiscal Gerardo Pollicita seguramente insistirá con abrir la instrucción a través de unas 50 medidas de prueba, que consistían en declaraciones testimoniales, cruces de llamados y el pedido de informes a Migraciones sobre el ingreso y egreso de personas al país, entre otras.

Esas medidas también fueron solicitadas ante Casación por la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (Daia), entidad cuya presentación derivó en la reapertura de la causa luego de dos años de una pulseada judicial y política.

Borinsky recordó que el juez tiene facultades para "tomar esas medidas de prueba, delegar la investigación o para hacerlas él directamente". Y agregó: "Hay que ver qué ocurre al final de la feria".

Comentarios