Paso 2017
Jueves 10 de Agosto de 2017

Granata: "Veo mucho mamarracho en la política santafesina"

La mediática rosarina es una de las opciones electorales: aspira a una banca en el Congreso nacional. "No soy parte de ninguna ideología", avisa

Amalia Granata vive en Puerto Madero, en un piso 25, en donde habló con La Capital. Abajo, Buenos Aires parece quieta. La dueña de casa, sin embargo, está en movimiento: acelera una agenda completa que combina trabajos en radio y televisión, una campaña política como precandidata de diputada nacional por Santa Fe y la maternidad de sus dos hijos.

Nació en Rosario en 1981, hizo la primaria en la Pedro Goyena y el secundario en la Santa Unión. Se fue a Buenos Aires y se hizo conocida por su incursión en el autodenominado periodismo del corazón.


Y ahora, lo sorpresivo: el inicio de una carrera política. "Soy nueva en la cofradía de la política, y eso molesta. Sobre todo, cuando no vas a transar", promete. Y agrega: "Me la están haciendo complicada, no la estoy pasando tan bien. Veo mucho mamarracho en la política santafesina: candidatos que son concejales y se proponen como diputados, y otros que son diputados y se proponen como concejales", remató.


Granata es precandidata por Una Santa Fe Renovada, una de las seis listas del Partido Popular. A la vez, define que su candidato a presidente para 2019 será Sergio Massa.


—Usted dice que su referente nacional es Sergio Massa, pero su candidato en Santa Fe es Diego Giuliano. ¿Cuál es la situación?

—Yo me presento con una lista completamente separada; pero hablé con Sergio, le di mi apoyo, y me dijo que siga militando. Algunos me preguntan por la foto con Massa, y yo no necesito esa foto, ya hablé con él en una reunión privada.


—¿Cuál es su marco ideológico, sus referencias políticas?

—La gente del espacio donde trabajo dice que yo tengo un discurso peronista, por cómo me muevo con la gente de sectores vulnerables, el cariño que recibo. En cuanto a la ideología, la verdad, no soy parte de ninguna, en nuestro país la ideología está toda mezclada.


—Alguna inclinación tendrá, ¿a quién votó su primera vez, en 1999?

—(Piensa) No me acuerdo. Yo viví algunos años fuera del país. Sí me acuerdo que en el último ballottage voté a Macri, quise que se terminara el kirchnerismo, estaba harta.


—¿Cómo ve al gobierno de Macri?

—Dicen que les interesa resolver el tema de la pobreza, pero en Santa Fe llevan gastados entre 10 y 15 millones de pesos en campaña, un discurso contradictorio. El tema económico no se reactiva, yo lo vive personalmente, tengo un comercio.


—¿De qué rubro?

—Accesorios, tengo dos locales en Rosario y uno en Buenos Aires, con una socia. Y las cosas se complicaron porque no podemos competir con lo importado, esto ya lo vivimos. Mis collares están hechos a mano por artesanas, tengo un grupo de artesanas, y la carga social de las artesanas, el alquiler del local y los servicios que me aumentaron se hace imposible cubrir el costo, en relación al importado.


—El kirchnerismo restringió la importación y logró alto consumo interno, ¿cómo le resultó esa época?

—En eso de lo nacional estuve de acuerdo con kirchnerismo, aunque muy en desacuerdo en muchas cosas. Yo aposté con un negocio y hoy me está costando horrores.


—Si llega a Diputados ¿dónde se ubica?, ¿un monobloque, se suma a alguno de los bloques existentes?

—Tengo que ver. No sé si los diputados me van a apoyar en mis emprendimientos a favor de la gente, porque ahí dentro la mayoría busca su beneficio personal.


—¿Qué actitud hubiera tomado en las votaciones que fueron importantes en el último año y medio, el pago a los fondos buitre y el presupuesto, entre otras?

—Habría que ver. Sí me hubiera hecho ruido la votación sobre la expulsión a (Julio) De Vido. Creo que la mayoría que estuvo ahí sentada sabía que la votación iba a ser negativa y todos se estaban cubriendo las espaldas, el gobierno anterior y el actual también. Fue una puesta en escena.


—¿Por qué el santafesino tendría votar a Granata y no a otras opciones; qué la diferencia?

—Tienen un modo de estar en la política que no es la mía. Por ejemplo, (Diego) Giuliano es concejal y candidato a diputado nacional; si no entra, sigue como concejal; Anita Martínez es diputada y viene como concejal para calificar en 2019 como posible intendenta. Van de acá para allá, hacen un mareadito que no es lo mío.


—La elección tendrá su capítulo principal en provincia de Buenos Aires con Cristina, Massa, Vidal; ¿qué opina de esa disputa?

—Que tanto Macri como Vidal y (Miguel) Lifschitz en Santa Fe están incumpliendo la ley. Hacen campaña directamente con sus candidatos, se sacan fotos, recorren. Y eso está expresamente prohibido.


—¿Qué destaca de los recorridos por Santa Fe, qué vio?

—Rutas rotas, barrios sin infraestructura y un gobierno provincial con casi 10 años de gestión que no hizo las cosas. Tampoco el municipal. Cuando camino con la gente en los barrios vulnerables me piden cloacas, cordón cuneta, y yo les digo que eso no se lo voy a poder resolver, no les quiero mentir. Les digo que voy a impulsar leyes.


—Expuso buena parte de su vida en televisión y se hizo conocida. ¿Qué sucede con ese recorrido en TV cuando llega a un barrio?

—La gente me conoce, sabe cómo vivo, donde vivo, el nombre de mis hijos, y para mí es un alivio que me conozcan. Y es cierto que tuve conflictos en mi vida personal, pero mis conflictos son parecidos a los que tienen todas las personas, la diferencia es que los míos se hicieron públicos.

Comentarios