Política
Viernes 27 de Enero de 2017

Frigerio defendió el endurecimiento de los controles fronterizos para impedir el paso de delincuentes

El ministro del Interior de la Nación aseguró que no se trata de cerrar las puertas a la inmigración sino de impedir que lleguen aquellos que por haber cometidos ilícitos son expulsados de otros países.

El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, volvió hoy a defender las decisión del gobierno de endurecer el control en las fronteras y resaltó que ello "no tiene nada que ver con cerrar" las puertas a la inmigración, sino impedir el ingreso de "delincuentes".

"No tiene que ver con la inmigración, tiene que ver con la delincuencia", insistió y se manifestó convencido de que el Decreto de Necesidad y Urgencia que impulsa la Casa Rosada será respaldado en la comisión bicameral de Trámite Legislativo.
En declaraciones a radio El Mundo, consultado sobre el DNU que contempla el endurecimiento del control de las fronteras, Frigerio expresó: "Hemos estado hablando con los líderes de la oposición y encontramos un eco favorable, así que creemos que va a salir sin problemas de la comisión bicameral".
Al justificar el proyecto de la Casa Rosada en este tema, el ministro señaló: "Lo que no queremos son delincuentes y lo que estamos haciendo es generar mecanismos para impedir el ingreso de delincuentes que, de alguna manera, son expulsados de otros países y generar mecanismos para que, si los encontramos en nuestro país, los podamos expulsar rápidamente".
Frigerio explicó que "la convocatoria" de la representación argentina en Bolivia -de parte de las autoridades andinas- es para "aclarar unas de declaraciones de la ministra de Seguridad", Patricia Bullrich, quien días atrás apuntó a los ciudadanos bolivianos, paraguayos y peruanos por el aumento del narcotráfico en la Argentina.
"(Pero) no tiene que ver con las políticas que estamos implementando en favor de la seguridad y en contra de la delincuencia. Lo que estamos haciendo -abundó- no tiene nada que ver con las fronteras para la inmigración".
En ese sentido, remarcó, "la Argentina tiene autoridad moral para hablar del tema porque es por lejos el país de Latinoamérica que el año pasado dio radicaciones sobre todo a ciudadanos de países hermanos limítrofes".
"Está más que probada nuestra vocación de recibir, como dice nuestra Constitución, a todos los hombres de bien que quieran habitar el suelo argentino", subrayó.
El funcionario aseguró que "lo que está esperando la ciudadanía argentina es que el Gobierno se ocupe de brindar más seguridad" y reiteró que este tipo de medidas va en esa dirección.

Comentarios