La ruta del dinero K
Miércoles 10 de Mayo de 2017

Fariña volvió a apuntar a Lázaro Báez y calculó en 77 millones de dólares el dinero "lavado"

A lo largo de seis horas de indagatoria, desde las 23 a las 5.30, el imputado "ratificó su vínculo con Lázaro Báez" pero no mencionó a la ex presidenta Cristina Kirchner durante su declaración.

El imputado y testigo protegido de la causa Báez, Leonardo Fariña, ratificó que hizo operaciones para lavar activos del detenido empresario Lázaro Báez por una suma aproximada de 77 millones de dólares, al ser indagado esta madrugada -en medio de un operativo especial-, por el juez federal Sebastián Casanello.
A lo largo de seis horas de indagatoria, desde las 23 a las 5.30 Fariña respondió preguntas del juzgado y volvió a apuntar al detenido Báez al sostener que todo el dinero que manejó en operaciones de lavado de activos le pertenecía, explicaron fuentes judiciales.
"En la acusación inicial a Lázaro Báez se calculó que el monto de dinero negro que se manejó a través de sociedades creadas en paraísos fiscales y mediante cuentas en Suiza fue de 60 millones de dólares, pero en un cálculo que hizo él mismo en el juzgado, Fariña evaluó que fueron unos 77 millones".
Fariña hizo su propia cuenta y calculó que el grupo empresario de los Báez lavó unos 77 millones de dólares y describió unas cuatro operaciones hechas para el dueño de "Austral Construcciones", según reconstruyeron fuentes judiciales sobre esa audiencia hecha para evitar a la prensa, pese a que Fariña estaba citado para las 10 de hoy.
Al igual que en anteriores declaraciones el imputado "ratificó su vínculo con Lázaro Báez" pero no mencionó a la ex presidenta Cristina Kirchner durante su declaración.
En la acusación inicial a Lázaro Báez se calculó que el monto de dinero negro que se manejó a través de sociedades creadas en paraísos fiscales y mediante cuentas en Suiza fue de 60 millones de dólares, pero en un cálculo que hizo él mismo en el juzgado, Fariña evaluó que fueron unos 77 millones.
Fariña ingresó al juzgado de Casanello a las 23 de ayer y se retiró a las 5.30, después de la indagatoria del exdueño de la financiera SGI, Federico Elaskar, quien lo había acusado de robar dinero a su ex jefe, Báez.
Fariña habló ante Casanello y sus secretarios hasta las 5.30 y aceptó responder preguntas en la ampliación resuelta tras recibirse un exhorto desde Suiza que dio cuenta de multimillonarias maniobras hechas con dinero cuya propiedad se atribuye al grupo Báez a través de la creación de sociedades fantasma.
El 8 de abril del año pasado, Fariña declaró durante ocho horas ante Casanello. En esa indagatoria pidió ser imputado protegido y habló de Báez, de Néstor Kirchner y Cristina Kirchner.
"La realidad es que a diferencia de otros empresarios, más allá del negocio que tenía en común Néstor Kirchner con Lázaro Báez, Lázaro guardaba parte del dinero de Néstor Kirchner proveniente de los negocios y cuando Néstor muere, Cristina no estaba al tanto de todo lo que Báez tenía. Esto me lo contó Lázaro Báez a mí, como se lo contaba a un montón de personas. Por este motivo, los primeros movimientos de dinero al exterior, se hicieron posteriores y muy cercanos a la muerte de Néstor Kirchner", había dicho Fariña en su declaración de aquella vez.
En marzo de 2014, Fariña fue detenido ya que estaba siendo investigado por presunto lavado de activos en la causa que involucra a Báez. Aquella vez había sido detenido en un hotel de Palermo, en la Ciudad de Buenos Aires. Además estaba acusado de evasión tributaria, causa que aún continúa.
Fue la secretaría 8 del juzgado federal a cargo de Humberto Blanco, exjuez platense ya fallecido, quien ordenó su detención por violación a la Ley 24.169. Fariña cobró cierta notoriedad tras haberse casado con la vedette, Karina Jelinek y por la suntuosa fiesta para varios cientos de invitados, muchos de ellos integrantes de la farándula en el Tattersal de Palermo. En el día de su boda otros dos procesados en la causa Báez cumplieron un protagónico rol, siempre cerca de los novios: Fabián Rossi, esposo por entonces, de la vedette Ileana Calabró y el empresario Carlos Molinari.

Comentarios