Política
Jueves 01 de Junio de 2017

"En octubre se dirimen dos modelos de país: el de Cambiemos o los 12 años K"

El radical Albor Cantard fue elegido por Macri para encabezar la lista de candidatos a diputado nacional de Cambiemos por Santa Fe.

Apenas el intendente José Corral le avisó a principios de mayo al presidente Mauricio Macri, en los instantes previos a la inauguración del Metrofé, que finalmente no iba a encabezar la lista de candidatos a diputado nacional de Cambiemos, como aspiraba el jefe del Estado, se armó una danza de nombres para llenar la vacante que dejó el alcalde santafesino. Los radicales Mario Barletta y Jorge Boasso y los PRO pura sangre Luciano Laspina y Federico Angelini levantaban apuestas en todas las ventanillas.

Pero el laboratorio de la política, siempre impensada como ese "arte de lo posible" que bien la define, picó el boleto en Santa Fe y tiró a la cancha un nombre que derrumbó todos los pronósticos: Albor Cantard, Niky para quienes lo conocen desde sus épocas de dirigente de la FUA surgido de la radical Franja Morada, fue finalmente el postulante ungido por el macrismo para enfrentar en la bota al Partido Justicialista y al Frente Progresista en las cruciales elecciones parlamentarias de octubre próximo.

Ex rector de la Universidad Nacional del Litoral y actual secretario de Políticas Universitarias de la Nación, este abogado santafesino de 55 años graduado en la UNL, fanático enfermo de Colón y orgulloso de su exótico nombre de pila, heredado de un tío materno de origen anarquista, reconoce en diálogo con La Capital que su candidatura causó "sorpresa". Pero se desentiende de su tapada nominación, que dejó heridos en el camino, ya se calza el traje de candidato y vaticina que las urnas van a confrontar en octubre "dos modelos de país: el proyecto de Cambiemos contra los 12 años de kirchnerismo", apostando así a una polarización de la elección nacional también en Santa Fe, donde juega un rol preponderante el oficialista Frente Progresista.

—Todas las miradas apuntaban a los nombres de Barletta, Boasso, Laspina o Angelini, pero el suyo no figuraba ni a placé. ¿Cómo surgió su candidatura?

—Mi candidatura surgió del diálogo entre los partidos que formamos el frente Cambiemos en pos de un consenso tanto en el orden de la lista de candidatos como de los nombres de los integrantes. Estuve un año y medio en la gestión nacional y eso habrá motivado que el PRO vea con agrado que un radical como yo encabece la nómina de candidatos. En ese marco, hace diez días me lo comunicó José Corral, no como un ofrecimiento sino como una posibilidad.

—¿Por qué decidió aceptar, considerando además que ejerce un cargo en la Nación?

—Uno tiene un compromiso partidario con la Unión Cívica Radical, y en Santa Fe particularmente, donde el partido pertenece al Frente Progresista Cívico y Social en el orden provincial, mientras que en el orden nacional, luego de las convenciones de Gualeguaychú y La Plata, apostó a este cambio que significa el gobierno Mauricio Macri. Yo considero que era muy importante desde el compromiso que uno tiene con la política del gobierno, hasta desde lo simbólico, encabezar la lista de diputados. Además, hay que mirarlo como un reconocimiento del gobierno nacional que vea con buen grado que un radical encabece la nómina, sumado al compromiso con la política de gobierno. Además, estaré acompañado de dirigentes de primerísimo nivel de las distintas agrupaciones que componen Cambiemos, como (Luciano) Laspina, (Lucila) Lehman y (Gisela) Scaglia.

—¿Habló con el presidente de su postulación en estos diez días que mediaron entre el ofrecimiento y su aceptación?

—Tengo diálogo frecuente con el presidente porque hay una circunstancia que pocos conocen y es que todos los ministros y secretarios tenemos una reunión periódica mensual en Olivos, donde damos cuenta de los avances de los proyectos en cada área. En este año y medio de gestión habré tenido diez o doce reuniones de seguimientos con el presidente, pero de este tema puntual no hemos hablado ni media palabra.

—¿Le hizo ruido que se diga que su postulación desplazó a Mario Barletta de ese casillero?

—Esas son especulaciones que se hacen ante la sorpresa por la aparición de un candidato que no figuraba en los pronósticos. Pero no se trata de ningún desplazamiento porque Mario ha sido uno de los actores centrales de apoyo a esta propuesta de cambio que encarna el gobierno nacional y, además, es una persona muy tenida en cuenta que seguramente continuará cumpliendo un rol esencial como lo hizo desde la Cámara de Diputados.

—A Jorge Boasso no le gustó nada su candidatura y viene anunciando hace tiempo que habrá internas en agosto?

—Mi aspiración, como la de la mayoría de los dirigentes de Cambiemos, es que no sólo en Santa Fe sino en todo el país Cambiemos pueda llegar con listas únicas y acordadas de manera de evitar internas que siempre provocan algún desgaste. Pero si no hay alternativas porque hay dirigentes que creen y tienen todo el derecho a postularse, para eso están las Paso. Si así sucede competiremos con el respeto que Boasso y todos los dirigentes del espacio se merecen.

—¿Cómo cree que se planteará el escenario en octubre, teniendo en consideración que en 2015 Santa Fe se dividió en tres tercios entre el Frente Progresista, Cambiemos y el PJ?

—Creo que es diferente esta elección porque son elecciones nacionales donde están en discusión proyectos muy disímiles a nivel nacional, el de Cambiemos y dos variantes justicialistas como el Frente para la Victoria y el Frente a Renovador. Incluso en Santa Fe ya se vio en las últimas elecciones que en las categorías a diputado y senador no se reflejó esa paridad. Además, me hace acordar mucho a la elección de medio término de Raúl Alfonsín, con aquel eslogan que pedía que no le aten las manos a Raúl.

—Usted habla de polarización, pero desde el Frente Progresista están lloviendo algunos misiles. La intendenta de Rosario, Mónica Fein, dijo que los santafesinos no necesitan delegados del gobierno nacional en el Congreso.

—No sé qué quiere decir la intendenta. Pero los santafesinos deben analizar cuál ha sido el trato que recibió la provincia durante los 12 años de kirchnerismo y qué recibe ahora del gobierno nacional. El tema pasa por esos dos proyectos claramente diferentes, por eso es fundamental que Cambiemos gane la elecciones en Santa Fe.


Comentarios