Política
Lunes 09 de Octubre de 2017

"El socialismo tiene una traba ideológica con el sector productivo"

Martín Rosúa | Bío | Abogado y edil de la Unión Cívica Radical (UCR). Presidente de la comisión de Producción y Promoción del Empleo en el Concejo Municipal de Rosario.

El concejal radical Martín Rosúa buscará en las elecciones del 22 de octubre renovar su banca en el Palacio Vasallo. Para lograr ese objetivo, deberá mejorar su performance de las Paso, donde superó por escaso margen el piso electoral que marca la ley. Para esta nueva etapa de campaña, decidió potenciar su perfil con un discurso ligado a las propuestas para la producción y la generación de empleo, un déficit que el postulante de la lista 3 de la UCR marca en la gestión de la intendenta Mónica Fein. "El socialismo tiene una traba ideológica con el sector productivo", enfatizó en una entrevista con La Capital.

—¿Cómo encara esta etapa de la campaña para remontar los números de las Paso?

—Siempre supimos que era difícil encarar estas elecciones solos, por fuera de los aparatos estatales del municipio, la provincia y la Nación, que claramente jugaron muy fuertes y, en algunos casos, rozando prácticas clientelistas. Igualmente, sabíamos que se iba a dividir la campaña en dos. Una primera etapa iba ser un instancia de darle un aval al proceso de transformación que está llevando adelante el gobierno nacional, del cual formamos parte y creemos que hay que seguir apoyando, porque la Argentina no puede volver atrás. Y la segunda etapa iba a ser esta oportunidad de empezar a debatir qué ciudad queremos construir de acá al futuro.

—En ese plano, ¿por dónde se focaliza?

—Vemos que hay una sensación de agotamiento en la gestión municipal. No sólo en las dificultades de resolver los temas macro, como el transporte, la seguridad o la relación con el sector productivo, sino los problemas pequeños como destapar una boca de tormenta o sacar un árbol, demandas que recibimos todos los días de los vecinos. En ese contexto, creemos que somos los más capacitados para traer el cambio a Rosario en este proceso de transformación que se está dando a nivel nacional. Porque estamos en la vereda de enfrente de lo que fue el populismo corrupto del kirchnerismo, porque creemos que somos una instancia superadora del gobierno falto de ideas del socialismo y porque también creemos que los problemas que tiene hoy la sociedad no se pueden resolver con fotos, besos y abrazos. Conocemos la realidad, tenemos la sensibilidad suficiente para sentir los problemas de los demás como propios y el conocimiento y la preparación para construir una ciudad moderna e inclusiva.

—Usted fue subsecretario de Producción municipal y luego electo concejal por el Frente Progresista. ¿Qué es lo que más lo diferencia del socialismo y, a la vez, qué rescata de su experiencia en el gobierno?

—Uno de los grandes problemas que tiene la Argentina es que siempre se tira todo lo construido y se empieza de cero, entonces vivimos en ciclos que arrancan y frenan constantemente. Lo que hay que hacer es reconocer lo bueno que hizo el socialismo en su momento, como la salud pública, la apertura de la ciudad al río, la cantidad de espacios públicos que tenemos para que los ciudadanos disfruten y la descentralización municipal. Después de eso, la gestión se estancó y ahí tenemos la principal diferencia con la actual administración municipal, que está encerrada en sí misma. Cuando participé en las elecciones de 2013, lo primero que planteamos es que había que renovar dirigentes e ideas. Y la gestión, en vez de renovarse, se cerró al diálogo, y sin esto es imposible encontrar consensos para los temas que necesita la ciudad.

—¿Cuál es el balance de estos años en el Concejo?

—En el Concejo apuntamos básicamente a dos cuestiones. Al sector productivo, con la idea de generar más riqueza para poder distribuirla, y la generación del empleo en función del desarrollo del sector productivo. A la generación de empleo la trabajamos a través de dos ejes: revertir el proceso de expulsión de industria que tenía Rosario y abaratar el costo del suelo industrial. Generamos la ordenanza del parque industrial público, la de convenios urbanísticos productivos y otra de un fondo fiduciario para infraestructura en suelo productivo. De todas esas ordenanzas que trabajamos, muchas de ellas hoy no están siendo aplicadas por la intendenta, con lo cual nos priva a los rosarinos de más desarrollo en la ciudad.

—¿Por qué no lo hace?

—El socialismo tiene una traba ideológica con el sector productivo. No entiende la lógica de su funcionamiento. No entiende que, para que tengamos trabajadores con un mejor nivel de vida, debemos tener empresas que generen riquezas y que el Estado sea un motor que los impulse, en vez de ser una traba que les obstaculice todo. Si uno habla con los emprendedores en Rosario, todos van a decir lo mismo: la enorme cantidad de trabas burocráticas y de trámites que tenés que hacer en distintas reparticiones municipales, que duran muchísimos meses y que impiden el desarrollo de la iniciativa privada. Eso el socialismo nunca lo entendió. Para nosotros es prioritario trabajar los temas de desarrollo productivo y generación de empleo, porque una de las consecuencias de que el socialismo no entienda esa lógica es que Rosario, una ciudad rica que está en el centro de uno de los polos agroexportadores más grande del mundo, hoy tiene el tercer índice de desempleo del país. Es inexplicable.


Comentarios