Política
Martes 06 de Junio de 2017

El radicalismo se fue del Frente Progresista en la ciudad de Santa Fe

Lifschitz se reintegró a sus funciones, ratificó al gabinete y sostuvo que "las contingencias electorales" no afectarán el rumbo de su gobierno

La campaña electoral todavía no largó en Santa Fe, pero el cierre del plazo para inscribir alianzas y frentes electorales para las Paso de agosto y las elecciones generales de octubre generó un tsunami político en el oficialista Frente Progresista (FPCyS).

La decisión del sector del radicalismo que adhiere a Cambiemos y que lidera el intendente santafesino y jefe de la UCR nacional, José Corral, de desvincularse del Frente Progresista en las elecciones a concejal en la capital provincial terminó de activar la bomba de tiempo que venía amenazando con detonar la relación con el socialismo.

"Constituimos el frente Cambiemos junto a los partidos con los que tenemos un mismo proyecto de ciudad. Parece que el socialismo privilegió cuestiones políticas nacionales antes que la propuesta en la que venimos trabajando desde hace diez años", justificó a primera hora Corral sobre la decisión de los radicales del grupo Universidad.

Al intendente no demoraron en salirle con los botines de punta el ministro de Gobierno provincial, Pablo Farías, y correligionarios del sector NEO del radicalismo, entre ellos el diputado santafesino Jorge Henn.

"Corral inició una operación mediática para victimizarse y llevó las negociaciones al límite (de los plazos), cuando tenía pensado desde un inicio romper el Frente Progresista para integrarse a Cambiemos", disparó Farías.

También hizo público el malestar que generó, fundamentalmente en el grupo NEO del radicalismo, el portazo de Corral, a la vez que sugirió que esa decisión respondió a una exigencia del presidente Mauricio Macri para que el intendente pudiera ubicar a Albor Cantard como cabeza de la lista de candidatos a diputado nacional de Cambiemos.

"Virtualmente hay un sector del radicalismo que ha decidido dejar de pertenecer al Frente Progresista, privilegiando Cambiemos, incluso contra la decisión unánime de su propia convención", sentenció Farías.

A su turno, Henn afirmó a La Capital: "Somos radicales y seguimos en el Frente Progresista. Es lo que decidió un enorme grupo de dirigentes provinciales de la UCR. Conformaremos la lista de diputados nacionales en el marco del FPCyS y nos mantendremos dentro del mismo, incluso en ciudades como Santa Fe y Rosario, donde algunos radicales decidieron alejarse para aliarse con el PRO y la Ucedé".

Por su parte, el gobernador Miguel Lifschitz, reintegrado ayer a la gestión aunque todavía convaleciente de su operación por la rotura del tendón de Aquiles, convocó por la tarde una conferencia de prensa tras presidir la reunión de gabinete en la Casa Gris.

Además de ratificar a su gabinete y resaltar que las "contingencias" del proceso electoral no afectarán la gestión, el socialista les bajó los decibeles a las disputas internas.

Acompañado por Farías, Lifschitz deslizó con sutileza política: "Hicimos el máximo esfuerzo hasta la medianoche del domingo pasado para tratar de confluir dentro del Frente Progresista en la ciudad de Santa Fe. No fue una decisión nuestra".

"No es la primera vez que en alguna localidad se divide el FPCyS", minimizó el gobernador, a la vez que ratificó a sus colaboradores, entre ellos los ministros Julio Schneider (Obras Públicas) y Eduardo Matozo (Ciencia y Tecnología), del grupo Universidad de la UCR.

reacciones. Si bien Lifschitz apeló a la cautela, el ministro Farías cuestionó con dureza al radical Corral.

En Rosario, los radicales juegan con candidatos propios

Una semana atrás, el plenario del comité departamental Rosario de la Unión Cívica Radical, con la presencia de 200 delegados, había apoyado la moción de volver a competir en los próximos comicios a concejal como UCR.

Si bien el plenario reconoció la participación de aquellos afiliados que quieran concurrir en el marco del Frente Progresista Cívico y Social (FPCyS), durante el encuentro primó la estrategia marcada por el Movimiento de Acción Radical (MAR).

En ese sentido, el sector planteó la necesidad de que el radicalismo "recupere identidad propia en Rosario luego de tantos años compitiendo únicamente bajo el paraguas del Frente Progresista".

Desechando también a Cambiemos, el centenario partido político irá a las urnas en la ciudad con candidatos propios que estarán representados a través de la histórica lista 3.

Al respecto, el concejal radical Martín Rosúa argumentó: "Trazamos un camino que nos reclaman los radicales todos los días. Tener mayor independencia y perfil propio, defender nuestra historia como partido y recuperar fuerzas y protagonismo".

En ese sentido, el presidente de la UCR provincial, Julián Galdeano, señaló que la clave es "demostrar lo que el radicalismo representa en la ciudad, con nuevas caras, pero respetando su historia".

Comentarios