Política
Jueves 07 de Septiembre de 2017

"El magistrado y la fiscal no tienen ganas de laburar"

El joven mapuche Matías Santana, quien declaró en la Justicia que Santiago Maldonado fue llevado por Gendarmería, criticó ayer el accionar del juez federal de Esquel, Guido Otranto, y de la fiscal Silvina Avila, y afirmó que "no tienen ganas de laburar".

"El juez y la fiscal no tienen ganas de laburar. Lo único que hacen es tratar de desviar, mirar para el costado y lo quieren dejar impune, porque es una cadena de mando: si cae Gendarmería, cae (la ministra de Seguridad) Patricia Bullrich y, seguramente, el poder político, (el presidente Mauricio) Macri y su gobierno neoliberal", sostuvo el integrante de la comunidad Pu Lof del departamento chubutense de Cushamen. Luego se quejó de que la Justicia tiene la lista de los gendarmes que actuaron en el operativo donde desapareció Maldonado y "ni siquiera los ha llamado a declarar".

"Lo invité al juez al territorio para mostrarle dónde lo vi (a Maldonado) por última vez", resaltó el joven de 20 años, quien ratificó que el artesano fue "subido a golpes de puño" a un vehículo de Gendarmería.

Además, Santana denunció que Maldonado "no es la primera persona que desaparece en el contexto de reclamo de lo que es la recuperación del territorio: hay más desaparecidos y muertos y esos casos quedan impunes".

Comentarios