Entrevista | Roberto Starke
Domingo 26 de Marzo de 2017

"El gobierno cuenta con la enorme ventaja de no tener a nadie enfrente"

Roberto Starke | Bío | Licenciado en ciencias políticas, master en sociología política por la UCA y master en política internacional de la Universidad de Georgetown. Consultor político. Socio director de Infomedia Consulting.


Roberto Starke está convencido de que el gobierno de Mauricio Macri está pasando por un mal momento, "aunque es natural caer en la opinión de la gente después de una luna de miel de varios meses". El reconocido politólogo porteño sostiene que el tiempo es una variable contradictoria para los políticos y les juega, en general, en contra.

"Macri no es la excepción. Tantos errores no forzados es producto de una mirada simplista y algo inocente de la realidad política cuando se hicieron cargo. Siguieron aplicando las mismas respuestas utilizadas en el transcurso de la campaña a la gestión de gobierno y al ejercicio del poder. Creyeron que una buena gestión acompañada de una correcta comunicación era la llave de la convivencia política. En la ciudad de Buenos Aires, habían aplicado la fórmula y en general no les había ido mal. El gobierno nacional resultó mas complicado", infiere el consultor político.

En una entrevista con La Capital, Starke opina que a favor del gobierno y de sus posibilidades de éxito no aparece ninguna referencia opositora capaz de canalizar la pérdida de imagen que sufre el presidente: "El gobierno cuenta con la enorme ventaja de no tener a nadie enfrente. No creo mucho en los relanzamientos de los gobiernos, creo más en la reafirmación de los liderazgos. Y esto último me parece que le hace falta a Macri. Hoy, algo de esto esta pasando, pero siempre tímidamente, como hacen política los del PRO: a disgusto y tapándose la nariz".

—Desde el punto de vista de la comunicación, el gobierno ha tropezado varias veces. Sorprende porque llegaron como "los campeones del mundo" en la materia.

—La comunicación es una variable vital de la estrategia gubernamental. Pero creer que constituye el eje único de la construcción de poder y consensos es una ingenuidad. Es una herramienta muy importante y necesaria, especialmente en los tiempos modernos. Pero gobernar es algo mas amplio que solo comunicar buenas noticias. Es decidir, es marcar liderazgo, es establecer límites y fomentar valores. El poder no es vegetariano. Muchas veces hay que mostrar los dientes.

—Pese a que cuesta encontrar hechos positivos, sigue habiendo respaldo al gobierno. ¿Puede que por primera o segunda vez haya un voto al margen del estado de la economía?

—Es que el gobierno tiene la enorme ventaja de no tener nadie enfrente. En general, la oposición es un grupo constituido por todo lo que representa el pasado. Y la gente lo percibe así. Piensan: "Estos son unos improvisados pero los que tienen enfrente ya los sufrimos" Con este simple razonamiento la gente está de muy mal humor, le quita su respaldo a Macri pero cuando le resumen las alternativas vuelve a darle una oportunidad. En cuanto a la economía, es un desafío para el gobierno. Si Macri no nos convence con hechos de que está mejorando la gente votará por lo menos malo y puede volver al pasado.

—Algunos actores del oficialismo reniegan del "círculo rojo" y plantean que es mejor comunicar por afuera de los analistas políticos. Sin embargo, Macri se vio en problemas hasta con Mirtha Legrand.

—El tema del "círculo rojo" es muy interesante. Es cierto que sus integrantes vivimos en una burbuja que creamos nosotros mismos. La gente suele tener otras preocupaciones, mas simples y mas cercanas a su vida cotidiana. Pero cuando se gobierna, cuando no se esta en campaña, la agenda, guste o no, la marca el círculo rojo. Lo que se discute son los temas de ese círculo y el gobierno de turno tiene que lidiar con ello. En cuanto al episodio Mirtha Legrand creo que la reacción de algunos ha resultado "mas macristas que Macri". La señora refleja la opinión de amplios sectores medios. Para Mauricio el episodio pasó y es una anécdota. Para otros macristas constituyó un desafío insoportable y terminaron por ahogarse en una vaso de agua.

—¿A la par que cayó la imagen del presidente y del gobierno, alguien pudo canalizar el descontento?

—Los puntos que retrocedieron Macri y el gobierno, no parecen definitivos. Hoy nadie de la oposición aparece con capacidad de capitalizarlo.

—¿A Cambiemos le conviene que Cristina sea candidata?

—En política la polarización es parte del paisaje cotidiano. Las grietas existen. En el gobierno hay opiniones encontradas. Muchos dicen que conviene confrontar con CFK. Otros que lo que único que se consigue es darle aire. Piensan, un tanto ingenuamente, que uno elige al adversario. Pero es al revés. El adversario lo elige a uno. Por eso CFK parece ocupar ese lugar y ella esta muy satisfecha. A Cambiemos lo conviene una CFK débil y desgastada. Pero cuidado, porque se trata de un animal político y si logra colaborar en el armado de un peronismo unido en la provincia de Buenos Aires se torna en un problema serio. No creo mucho en los relanzamientos de los gobiernos, creo más en la reafirmación de los liderazgos. Y esto último me parece que le hace falta a Macri. Hoy, algo de esto esta pasando, pero siempre tímidamente, como hacen política los del PRO: a disgusto y tapándose la nariz.

—¿Por qué no llegaron inversiones tratándose de un gobierno que está repleto de CEO's y hombres de empresa?

—Porque la lógica empresaria es distinta a la política y sus plazos son largos. Si el gobierno no asegura el largo plazo los empresarios no arriesgan.

—¿Al gobierno le falta política o el problema más severo es la falta de conocimiento de los temas del Estado?

—Un poco de ambos. Creyeron y muchos lo siguen sosteniendo que los problemas del país tienen una respuesta técnica y que si esa respuesta la dan y la comunican bien, la gente los acompaña. Es no entender como funciona el Estado que, sin duda requiere de técnicos pero sus acciones y decisiones se dan en un ámbito político, donde privan intereses diversos en un país de conductas corporativas. El aprendizaje ha sido largo y costoso pero creo, por algunas señales, que se están corrigiendo algunas de estas miradas y ajustándose a las circunstancias. María Eugenia Vidal es la que mas rápido se ajustó a los tiempos y con mas astucia. Es un personaje a tener en cuenta y que va a dar mucho que hablar.

—¿Al kirchnerismo y al macrismo le conviene ampliar la grieta para secundarizar al resto de los personajes, caso Massa?

—La grieta es algo connatural a la política. La política discrimina y divide. Los K hicieron uso y abuso de las divisiones y la conducta facciosa. Los sectores medios terminaron por cansarse y buscar una alternativa. Massa es un político que trabajó para ubicarse lejos de esta actitud facciosa, intentado armar algo nuevo y mostrando circunstanciales diferencias con el peronismo. La sensación es que no logró nada de esto.

—¿Cuál su visión sobre la economía de aquí en más?

—El clima económico puede mejorar durante el 2017. El tema es si se reflejará en la gente. En caso de que no suceda me inclino por creer que el gobierno intentará medidas que lleven a la gente a "palpar" que la economía esta mejorando y ponerle dinero en el bolsillo, tratándose de un año electoral.

Comentarios