Política
Domingo 05 de Febrero de 2017

El gobierno asegura que la nueva ley de migraciones es "igual a la de Bolivia"

El gobierno nacional reiteró ayer que la nueva ley de migraciones busca enfrentar a "la delincuencia".

El gobierno nacional reiteró ayer que la nueva ley de migraciones busca enfrentar a "la delincuencia", subrayó que "el control es parte de las facultades del Estado y no una herramienta fascista" y aseguró que la norma que aplica nuevos controles en ese sentido en el país es "exactamente igual" a la de Bolivia.

En ese sentido se expresaron tanto la ministra de Seguridad nacional, Patricia Bullrich, como el director de Migraciones, Horacio García, respecto del decreto que modificó la ley.

De ese modo, los funcionarios salieron a responder las críticas del mandatario boliviano, Evo Morales, quien días atrás pidió a "los hermanos presidentes latinoamericanos", que no sigan con políticas migratorias como las de Estados Unidos.

Paralelamente, la ministra confirmó que "es un tema que recién se está empezando a estudiar" la creación de la "Policía Migratoria".

También opinó que "sería bueno" reforzar los controles terrestre aplicando un protocolo para ómnibus similar al API, el programa mediante el cual las aerolíneas brindan información adelantada de los pasajeros que vienen a la Argentina.

La jefa del área de Seguridad manifestó: "Nunca antes, como el año pasado, hubo la cantidad de visas que se han dado en la Argentina para ciudadanos bolivianos y paraguayos".

"Las colectividades bolivianas y paraguayas están aceptadas, eso está claro. La ley es la misma que tiene Bolivia, exactamente igual para las personas que tienen antecedentes o cometieron delitos, que no son bienvenidas", comentó Bullrich.

La funcionaria dijo que la reforma de la ley migratoria argentina "no tiene nada que ver con la migración sino con la delincuencia".

Según Bullrich, la "ley migratoria boliviana dice lo mismo que dice ahora la Argentina y el año pasado 29 argentinos fueron presos en Bolivia por narcotráfico".

La semana pasada, Morales había difundido en su cuenta de Twitter: "Hermanos presidentes latinoamericanos, seamos #PatriaGrande. No sigamos políticas migratorias del norte. Juntos por nuestra soberanía y dignidad".

A su turno, García insistió con que la Argentina tiene "una política migratoria propia" ya que "no" copia esquemas de otros países y señaló que "el control es parte de las facultades del Estado y no una herramienta fascista".

Al defender las modificaciones en la ley, García reiteró que el decreto que ordenó esos cambios "está enfocado a temas de la seguridad".

"En 2016 les dimos documentos y radicamos a 215 mil personas. Es la cifra más importante de América del sur. Entonces, tenemos la mínima autoridad moral para decir «no queremos que ingresen delincuentes, nada más»", expresó el funcionario.

Luego resaltó: "El control es parte de las facultades del Estado, no es un herramienta fascista. En países avanzados hay más controles y restricciones lógicas y adecuadas".

Respecto de la polémica generada por la profundización en las políticas de migración del gobierno estadounidense, que algunos sectores de la oposición a la administración de Mauricio Macri relacionaron a tomar medidas similares a la gestión de Donald Trump, García enfatizó: "Tenemos una política migratoria propia, no la copiamos".

Comentarios