Alberto Nisman
Sábado 23 de Septiembre de 2017

El fiscal aún aguarda otras pericias que serán clave en la investigación

Mientras aguarda por esos otros resultados, el fiscal podría solicitarle al juez Julián Ercolini realizar una reconstrucción final del hecho en el mismo baño en el que Nisman fue encontrado muerto.

Con el informe pericial de Gendarmería ya en sus manos, el fiscal federal Eduardo Taiano aguarda los resultados de un informe tecnológico, un entrecruzamiento de llamadas e información sobre una cuenta de mail del fiscal Alberto Nisman que no solía ser utilizada, pero que registró actividad poco antes de su muerte.

   Mientras aguarda por esos otros resultados, el fiscal podría solicitarle al juez Julián Ercolini realizar una reconstrucción final del hecho en el mismo baño en el que Nisman fue encontrado muerto.

   Como el departamento que ocupaba Nisman en la torre Le Parc de Puerto Madero ya fue alquilado, el fiscal le solicitó a Gendarmería que no desmonte la réplica del baño sobra la cual se hicieron las recreaciones posibles de la muerte del fiscal del caso Amia, informaron fuentes judiciales.

   La decisión sobre la realización de una reconstrucción encabezada por el juez y el fiscal será evaluada por Taiano una vez que concluya la lectura de las 400 páginas que ayer le entregó Gendarmería, aunque ya está prevista en el expediente.

   Las diferencias entre las declaraciones de dos de los primeros médicos en ver el cuerpo sin vida de Nisman en Puerto Madero generaron que el juez habilitara la posibilidad de una reconstrucción.

   El médico José Raúl Cabrera Mendoza, de Swiss Medical, fue el primero que llegó a Le Parc, tras el llamado de la madre de Nisman, Sara Garfunkel, y su declaración no coincidió en algunos detalles con la de Gabriela Ester Piroso, médica legista de la Policía Federal.

   Mendoza dijo que al llegar fue hacia el baño directamente y como no se podía abrir la puerta, puesto que el cuerpo de Nisman la trababa desde adentro, él metió la cabeza y pudo comprobar que no había signos de respiración.

   "La posición de la mano izquierda estaba flexionada del lado de su cabeza sobre el piso, su brazo derecho estaba extendido", relató Mendoza, y aseguró que no fue así como lo vio luego en la fotografía del expediente.

   Y agregó que el cuerpo estaba "tendido sobre el piso, boca hacia arriba (decúbito dorsal) con la cabeza un tanto inclinada hacia la derecha; si se abría la puerta la cabeza giraba de derecha a izquierda".

   La diferencia con la médica legista, que llegó a la una de la madrugada a Le Parc y luego realizó un informe, es sobre la posición de los brazos. "El miembro superior derecho semiflexionado y rotado hacia la extremidad cefálica, miembro superior izquierdo en extensión, miembros inferiores en extensión", sostuvo en ese informe.

   La fiscalía espera además respuestas de Estados Unidos sobre el contenido de una casilla de correo electrónico de Nisman, abierta en 2007 y vinculada como casilla de contacto a la cuenta que abrió en el la sede del banco Merrill Lynch, de Nueva York, por la que pasaron al menos 600 mil dólares.

   Nisman abrió esa cuenta bancaria el 7 de marzo de 2002, y su madre y su hermana eran las titulares, mientras que él se inscribió como apoderado. El 16 de junio de 2014 fue inscripto un cotitular: Diego Lagomarsino, el asistente informático y dueño del arma que lo mató.

   Los investigadores esperan que EEUU mande información sobre esa cuenta de correo, también reclamada en un expediente que se investigan maniobras de lavado de dinero, y aseguran tener pruebas de que estuvo inactiva 5 años y registró actividad los días previos a la muerte de Nisman.

   Otro de los informes que espera el fiscal Taiano es el referido a un entrecruzamiento de llamados ocurridos la mañana de 18 de enero de 2015, cuando todavía no había sido descubierto el cuerpo de Nisman en su baño de Puerto Madero.

   El entrecruzamiento de llamados involucra teléfonos que por aquellos días utilizaban el entonces jefe del Ejército, Cesar Milani, y el espía y colaborador de Alberto Nisman, Antonio Jaime Stiuso, quien los días previos a que apareciera muerto el fiscal decidió no devolverle llamadas telefónicas, según él mismo declaró en la causa.

Comentarios