Santiago Maldonado
Lunes 25 de Septiembre de 2017

Duros cruces entre querellantes y el oficialismo por el caso Maldonado

En el Cels aseguraron que "está probado que hubo en Chubut un operativo violento" ordenado por el Ministerio de Seguridad nacional

A casi dos meses de la desaparición de Santiago Maldonado tras el accionar de la Gendarmería en Chubut, en el Centro de Estudios Legales y Sociales (Cels) sostuvieron ayer que "está probado que hubo un operativo violento" ordenado por el Ministerio de Seguridad de la Nación, mientras que en el oficialismo pidieron "no prejuzgar" a las autoridades.

"Hoy estamos donde, al principio, dijimos cuál era la situación: está probado que Santiago estuvo en la comunidad mapuche y que hubo un operativo violento anunciado el día anterior por Pablo Noceti, jefe de Gabinete de (la ministra de Seguridad) Patricia Bullrich", aseguró Gastón Chillier, director del Cels, organismo que lleva adelante la querella de la familia Maldonado tras la desaparición del joven el 1º de agosto pasado.

En ese sentido, Chillier aseveró que "el ministerio no debería tener un rol protagónico en la investigación, teniendo en cuenta que una fuerza a su cargo y funcionarios están sospechados por los hechos".

El titular del Cels sostuvo que el juez Guido Otranto, apartado de la causa por la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia, "cometió errores en términos de no adoptar medidas importantes como allanar a la fuerza implicada". Y precisó que con la llegada del magistrado Gustavo Lleral se evalúan "nuevas medidas a presentar".

"Hay que priorizar la hipótesis principal que tiene a Gendarmería como responsable de lo ocurrido porque, además, no tiene ninguna otra hipótesis", concluyó Chillier.

A su turno, el presidente del bloque PRO en la Cámara de Diputados nacional, Nicolás Massot, destacó la necesidad de dejar que "la Justicia avance".

Además, pidió que, si se encontrara algún gendarme que cometió "algún abuso, en disconformidad con las directivas, no hay que prejuzgar a las autoridades políticas".

"Hay que tener mucha prudencia y aflojar con las opiniones o intentos de prejuicios públicos y mediáticos. Hay que dejar que la Justicia avance y se pronuncie y, si encontrara que algún gendarme cometió algún abuso, en disconformidad con las directivas, no prejuzgar a las autoridades políticas", dijo Massot.

En ese sentido, el legisladorconcluyó: "No hay un solo dirigente ni una sola persona que no quiera saber que Maldonado aparezca con vida".

Comentarios