Política
Miércoles 19 de Abril de 2017

Después de 13 años, comenzó el juicio a Luis D'Elía por la toma de la comisaría en La Boca

El exfuncionario kirchnerista acusó al pressidente Mauricio Macri de haber ordenado de que se lo procese por un incidente que no sucedió.

El dirigente social Luis D´ Elía comenzó hoy a ser juzgado por la toma de la comisaría del barrio porteño de la Boca en 2004 y aseguró que detrás del proceso está la orden del presidente Mauricio Macri.

Además, el exfuncionario kirchnerista y referente de la agrupación Miles, negó que haya encabezado junto a otras cuarenta persona la toma de la comisaría 24 por casi ocho horas: "El subcomisario dio la orden de abandonarla", argumentó.

D´Elía comenzó a ser juzgado este miércoles junto a Ángel Borello y Luis Bordón, otros dos manifestantes, por aquel episodio ocurrido hace trece años.
El exsecretario de Tierra y Vivienda está acusado por lesiones leves, daño agravado, atentado a la autoridad, daño simple, privación ilegítima de la libertad, instigación a cometer delitos, amenazas con el objeto de obtener una concesión de parte de los poderes públicos y robo agravado.
Embed

De acuerdo a la acusación, el 26 de junio de 2004 D´Elía encabezó junto a un grupo de al menos cuarenta personas la toma la comisaría 24 en La Boca desde las 0.20 a las 8:00, en reclamo de la detención de quien luego fuera condenado por el asesinato del dirigente barrial Martín "Oso" Cisneros.
"El asesino Juan Carlos Duarte está en libertad y nosotros estamos acá", dijo D´Elía desde el banquillo de los acusados y al remarcar ante los jueces del Tribunal Oral Federal 6 que el condenado por el homicidio de Cisneros recuperó la libertad semanas atrás.
D´Elía denunció además que fue el presidente de la Nación en persona quien ordenó su juzgamiento y apuntó: "Macri necesita que algunos íconos de la protesta social estemos presos, estamos acá por decisión del Presidente".
Luego de que los jueces le reclamaran que su declaración fuera en torno a la acusación, el dirigente sostuvo que "no hubo toma de la comisaría", ya que ingresaron "por la puerta", cuando la fiscal Gabriela Baigún se lo preguntó pidiendo detalles.
D´Elía dijo que el asesino de Cisneros trabajaba vendiendo droga para la Comisaría 24 y que tras el crimen la idea de ir hasta allí fue para reclamar por la detención de Duarte: sostuvo que querían "hablar" pero fueron recibidos por la Policía en muy malos términos.
Embed

"El policía de guardia me apuntó con la pistola al pecho. Estábamos enojados, indignados, y hubo cruce de insultos", fue lo único que reconoció D´Elía, cuando tanto el Tribunal como la fiscal le preguntaron si le habían pegado a los efectivos, roto patrulleros, robado documentación o amenazado con incendiar el lugar.
"El subcomisario dio la orden de allanar la comisaría. Es falso que dijimos que lo íbamos a quemar", aseguró, al tiempo que ironizó: "Cómo puede ser que un grupo de vecinos exaltados tome una comisaría", agregó.
D´Elía se quejó además de que "Lito" Borello es un luchador de los chicos afectados por el consumo de paco y que "a Bordón el Estado le mató un hijo".
"No puedo creer que esto esté pasando", dijo D´Elía al mirar a los jueces, quienes le hicieron varias preguntas. Luego D´Elía dijo que él había permanecido en un pasillo de ingreso durante las horas que duró la ocupación de la Comisaría y la fiscal le preguntó por qué no salieron antes: "No teníamos condiciones", dijo, al tiempo que aseguró que había apostados afuera policías y "francotiradores".
"Fue un irresponsable abandono de la comisaría, la idea era dejarnos como tomadores", concluyó el dirigente en la indagatoria que se realizó en la sala AMIA y luego de que escuchara durante la mañana la acusación en su contra, la cual lo puede llevar a la cárcel.
D´Elía, según él mismo informara al Tribunal, tiene una condena de cuatro días a prisión en suspenso por golpear a un ruralista, y al menos 35 causas por distintos hechos relacionados con la protesta social.
En este juicio además se lo juzga por el delito de intimidación pública, a raíz de la marcha que en marzo de 2008 encabezó desde el Obelisco hasta la Plaza de Mayo para oponerse a las manifestaciones contra el Gobierno de Cristina Kirchner por la resolución 125 sobre retenciones al campo.

Comentarios