Política
Lunes 11 de Septiembre de 2017

Denunciaron "connivencia" oficial por el avance de una nueva pastera

La Asamblea Ambiental de Gualeguaychú cargó contra las gestiones de Macri y de Bordet (Entre Ríos) por permitir una tercera papelera en la zona.

La Asamblea Ciudadana Ambiental Gualeguaychú denunció que, "silenciosamente", Uruguay y la empresa UPM (ex Botnia) avanzan hacia la tercera pastera sobre el río Uruguay con la "connivencia" del gobierno de Mauricio Macri y de la administración entrerriana, a cargo de Gustavo Bordet.

La asamblea comunicó que la tercera pastera se proyecta sobre Paso de los Toros, en el río Negro que desemboca en el río Uruguay, cuya administración es binacional a través de la Comisión Administradora del Río Uruguay (Caru).

En Uruguay ya funciona UPM-Botnia sobre el río Uruguay, en la localidad uruguaya de Fray Bentos, y Montes del Plata, sobre el río de la Plata.

"Este nuevo avance de la industria de pasta celulósica sobre las cuencas hídricas de la región se da con la connivencia del gobierno argentino. Tanto el nacional como el provincial son socios de este tema de la tercera pastera", dijo el asambleísta Julio Rivero.

Al gobierno de Macri lo acusó por "la anuencia que da a la instalación, sin decir absolutamente nada", mientras que al provincial lo responsabilizó por haber mandado "a la Legislatura entrerriana un proyecto para derogar la ley de la madera".

Para el asambleísta, "van a ser responsables por la problemática que traiga en las poblaciones por la respiración de los efluentes gaseosos como por la contaminación de los efluentes acuáticos".

"No es un error decir que la tercera pastera en territorio uruguayo va a duplicar la contaminación en la región. El río Negro se encuentra muy contaminado, por lo que la pastera profundizará aún más la situación ambiental. Luego, este río desemboca en el Uruguay, por lo que no hay dudas de que generará un efecto acumulativo. La contaminación de la nueva pastera con Botnia-UPM será sumatoria", expresaron en la asamblea.

En tanto, Bordet impulsa la derogación de la ley de la madera, norma provincial vigente desde hace diez años que prohíbe que por Entre Ríos circulen camiones con rollizos de madera destinados al funcionamiento de pasteras en el vecino país.

La instalación de la empresa finlandesa Botnia, luego UPM, en Fray Bentos (a 43 kilómetros de Gualeguaychú y sobre el compartido río Uruguay) generó numerosas protestas de la asamblea y un corte total de la ruta internacional 136 que lleva al puente binacional General San Martín.

El conflicto derivó en una presentación del gobierno de Néstor Kirchner ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, tribunal que en 2006 sugirió la realización de un monitoreo ambiental compartido por ambos países, controles que se realizan en forma mensual.

La producción de pasta celulosa pareciera ser una de las bases más importantes de la economía finlandesa, que hizo pie en la República Oriental del Uruguay. Con el conflicto por UPM todavía abierto, ahora anunciaron "inversiones millonarias para una nueva planta".

El anuncio se concretó varios meses atrás y la novedad que llega desde Uruguay es que el avance en las negociaciones es importante y que es inminente la instalación de una nueva megapastera.

Se trataría de "la mayor apuesta privada en la historia de ese país" y, aunque la tecnología que utilizan las fábricas de celulosa es rechazada en Europa, aseguran que "el futuro se acerca despacio, pero viene".

La novedad tampoco cayó bien en Urugay. Con el conflicto por el monitoreo de la planta UPM todvía abierto, en ese país continúan promoviendo una industria que impacta negativamente en el medio ambiente, como fue demostrado en aquellas naciones donde la actividad fue erradicada y prohibida.

Al igual que en los meses previos a la construcción de UPM (ex Botnia), en Uruguay ya comenzaron a repetirse las promesas de generación de un importante número de puestos laborales.

Comentarios