Tragedia de Once
Miércoles 27 de Septiembre de 2017

De Vido debió salir en auto para no encontrarse con los familiares de las víctimas de Once

El exministro de Planificación Federal comenzó a ser juzgado por la Tragedia de Once en los tribunales federales de Comodoro Py.

El exministro de Planificación Federal, Julio De Vido, debió salir hoy en auto desde del subsuelo del edificio de los tribunales federales de Comodoro Py, en el barrio porteño de Retiro, para evitar cruzarse con los familiares de las víctimas de la tragedia de Once.
El exfuncionario comenzó hoy a ser juzgado por la responsabilidad en el choque de un tren de la línea Sarmiento contra la estación de Once y pasó toda la primera audiencia mirando hacia el jurado, de espaldas a los familiares de las víctimas que participaron de la jornada.
Detrás del vidrio blindado que separa a la sala de audiencias del público, los familiares de las víctimas se ubicaron junto a sus carteles con consignas como "Justicia para las víctimas del tren de Once".

Antes de que terminara la primera audiencia, algunos familiares comenzaron a inquietarse, mientras que otros les sugirieron que esperaran a salir del edificio para gritarle a De Vido, para evitar ser apercibidos por el tribunal.
Esa situación fue detectada por personal de seguridad de Comodoro Py que, para evitar "situaciones de tensión", dispuso que De Vido no saliera por la puerta lateral del edificio por la que había ingresado sino que se retirara directo en auto desde el subsuelo.

Para evitar los cruces, uno de los abogados de De Vido salió por el mismo lugar por el que horas antes habían ingresado juntos y se fue a bordo de su camioneta Mercedez Benz gris, mientras que el ex funcionario salió desde el subsuelo en un Chevrolet y evitó así, incluso, el contacto con la prensa que cubrió la jornada.
Además de la compañía de sus abogados Maximiliano Rusconi y Gabriel Palmeiro, durante la primera audiencia del juicio se acercaron a Comodoro Py su vocero Horacio Mizrahi; su exsecretario privado José María Olazagasti y el ex subsecretario de Coordinación y Control de Gestión del ministerio, Roberto Baratta.
Junto a los familiares de las víctimas se mostraron el director de cine Juan José Campanella; Carolina Píparo, víctima de una salidera bancaria en 2010 y Matías Bagnato, cuya familia fue asesinada en la conocida Masacre de Flores.

Comentarios