Política
Martes 09 de Julio de 2013

"Cuando conocí a mi familia me sentí aparecida", dijo una nieta recuperada

Elena Gallinari Abinet fue el primer bebé nacido en cautiverio en recuperar su identidad. Ayer comenzó en La Plata el juicio a sus apropiadores, un ex subcomisario de la bonaerense y su esposa.

Elena Gallinari Abinet, la primera nieta recuperada nacida en cautiverio, aseguró ayer que "cuando conocí a mi familia, me sentí aparecida", y pidió a su apropiador que "tenga un gesto de humanidad" y le informe dónde estuvo detenida su madre y en qué lugar nació ella.

Gallinari Abinet declaró ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal 1 de La Plata, en la primera audiencia del juicio oral que se inició contra el ex subcomisario de la policía bonaerense Domingo Luis Madrid y su esposa María Mercedes Elichart, quienes la inscribieron como hija propia; y también contra la médica Silvia Marta Kirilovsky, quien firmó el falso certificado de nacimiento.

"Cuando conocí a mi familia (biológica), me sentí aparecida. Cuando fui a vivir con ellos sentí libertad. Cambié el nombre. El otro nunca me gustó", dijo la mujer.

En la audiencia de ayer se leyó el requerimiento de elevación a juicio en el que se acusó a Madrid y a Elichart de los delitos de sustitución de identidad, falsificación de documento público, retención y ocultamiento de la menor, y supresión y suposición del estado civil.

En tanto, la médica Kirilovsky es juzgada por supresión y suposición de estado civil de Elena y falsificación ideológica de documento público. Los tres imputados se negaron a declarar.

Gallinari Abinet sostuvo que cuando tenía unos siete años sus apropiadores le dijeron que la habían encontrado "en un baldío, con el objetivo de demostrarme que ellos eran una especie de salvadores".

"Me dieron dos versiones, porque también me dijeron que nací en la comisaría 5ª de La Plata", recordó y evaluó que "creo que Madrid sabe dónde yo nací".

Explicó que "siempre supe que no era hija biológica. Una vez les pregunté por mis padres biológicos y se pusieron nerviosos", y agregó que "como no respondieron, pensé que les dolía y me sentí ingrata".

La mujer contó que "decidí estar en este juicio porque Madrid sabe dónde estuvo detenida mi mamá y dónde nací yo", y le pidió "un gesto de humanidad y que lo diga". Destacó que "esto es para mí una instancia final. Es un pedido de justicia".

Además, recordó el proceso por el cual recuperó su identidad y detalló que "comenzó en 1987, cuando tenía 10 años y me encontraba en la escuela, en City Bell". Relató que "la directora me pidió que guardara mis útiles porque debíamos ir a un Tribunal en La Plata. Luego me explicaron por qué estaba ahí".

Contó que se hicieron diversas pericias "para saber quién era yo", y añadió que antes de cada extracción de sangre Madrid "me decía que era para un chequeo". Destacó que conoció a sus abuelos, tíos y primos biológicos el día de su restitución, y rememoró que "fueron tiempos lindos porque mi familia estaba muy contenta de haberme encontrado".

"Mi abuela Leonor fue la que me buscó. Me sentí a gusto y reconocida por ellos. Tras la restitución fui a vivir con mi tía paterna durante un mes y luego con mi tío paterno y su familia", expresó.

Elena describió que cuando le contaron que tenía dos padres desaparecidos, y dos medias hermanas y toda una familia buscándola fue "raro", porque ella no sabía qué había pasado en Argentina.

Detalló que ya viviendo con sus tíos, los Madrid "llamaron por teléfono durante un tiempo", lo cual "era intimidante, yo tenía 11 años y me daba miedo de que me volvieran a secuestrar", dijo.

Con la voz entrecortada por las lágrimas, recordó que viviendo con sus apropiadores "tenía pesadillas constantes, soñaba con manos que me agarraban, por eso cuando después me llamaban por teléfono yo me alejaba de las puertas y ventanas por miedo a que me lleven".

Elena es hija de María Leonor Abinet, una maestra secuestrada en septiembre de 1976, con 7 meses de embarazo, que dio a luz a su beba en cautiverio el 5 de noviembre de ese año, aunque aún se desconoce en qué centro clandestino ocurrió el parto. El padre es Miguel Angel Gallinari, un obrero metalúrgico, delegado gremial y militante montonero aún desaparecido.

Comentarios