Política
Miércoles 11 de Octubre de 2017

Cristina llevará a la ONU la causa que le abrieron por obra de Nisman

La ex presidenta denunció persecución política y dijo que el juez Bonadio, por orden del gobierno, quiere "convertir en delito un hecho no judiciable"

La ex presidenta Cristina Fernández anunció ayer que, tras las elecciones, recurrirá a las Naciones Unidas por la causa del atentado a la Amia; acusó al presidente Mauricio Macri de impulsar una "persecución" en su contra y responsabilizó al juez Claudio Bonadio de "servir a sus intereses políticos" por citarla a indagatoria por encubrimiento de los iraníes imputados por el ataque, según la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman.

"Hacemos responsable al presidente Macri de persecución política, de la degradación de nuestra democracia, de un uso partidario, obsceno, imposible, inconstitucional, donde el Poder Judicial actúa casi como una fuerza de tareas del Ejecutivo", denunció la candidata a senadora por Unidad Ciudadana.

En una extensa exposición y conferencia de prensa en el Instituto Patria, Cristina consideró que el llamado a indagatoria que dispuso Bonadio "es el primer acto de campaña" de la alianza Cambiemos y advirtió que con esa decisión del magistrado se "vulneran todas las garantías constitucionales".

"Una vez que pasen las elecciones vamos a hacer una presentación ante Naciones Unidas sobre esta causa y el llamado a indagatoria", adelantó Cristina al advertir que Bonadio quiere "convertir en delito un hecho que no es judiciable", ya que es un "acto entre dos países" —en referencia al Memorándum entre Argentina e Irán— que fue "aprobado por el Congreso nacional".

En ese marco, volvió a denunciar una "persecución política" y alertó que "han cruzado todos los límites democráticos, porque en plena campaña electoral, y casi como inaugurando, el primer acto de campaña, junto con otras 13 personas, Bonadio nos llama a indagatoria sobre un hecho que no es judiciable".

El juez "vulnera todas las garantías constitucionales, uno no sabe por qué ha sido citado. Quiero tener los mismos derechos y deberes que cualquier persona, ni más, ni menos. Considero inaceptable este cronograma judicial en paralelo con el cronograma electoral, algo nunca visto", aseveró.

"Ya basta. Hay que levantar la voz y denunciar" este tipo de situaciones, reclamó la candidata a senadora nacional.

En ese contexto, la ex mandataria hizo "responsable al presidente" Macri de "someter a la democracia argentina a un estado de shock con el ánimo de intimidar" y de "judicializar la vida política, de pretender intimidar" a la oposición.

También denunció un "ataque" a las organizaciones "sindicales" con el objetivo de su "criminalización y estigmatización", y aclaró que no refería a "personajes nefastos" del gremialismo (en alusión al Pata Medina) sino por ejemplo a la "persecución" que sufrió el gremio de Canillitas. También se refirió a un deterioro "de la seguridad ciudadana" y apuntó a la desaparición de Santiago Maldonado, por la que cuestionó "la reacción del Estado y sus distintos organismos por un hecho de esta naturaleza".

Sostuvo que "Naciones Unidas determinó que debe investigarse a la Gendarmería" y cuestionó que en lugar de ponerse del lado de la familia de la víctima, el gobierno aliente una "feroz campaña" para "demonizarlo" a través de los medios de comunicación.

En otro orden, la ex presidenta repudió la supuesta existencia de una "lista negra" de 562 personalidades que el presidente pretendería "mandar en un cohete a la luna", y dijo que seguramente ella se encuentra al tope de esa nómina. Además, advirtió que tal declaración "es un eufemismo sobre los que tendríamos que desaparecer para que la Argentina no tuviera problemas".

Comentarios