Política
Domingo 05 de Marzo de 2017

Contigiani denunció al Banco Nación de incumplir acuerdo por la firma Vassalli

El ministro de la Producción santafesino dijo que la entidad frena la posibilidad de que la empresa pueda refinanciar su deuda

El ministro de la Producción de Santa Fe, Luis Contigiani, denunció al Banco de la Nación Argentina (BNA) por incumplir con los compromisos asumidos públicamente para refinanciar la deuda de la empresa de cosechadoras Vassalli, ubicada en Firmat, que el año pasado logró sortear una dura crisis financiera que estuvo a punto de llevarla al cierre, luego de que se cayeran los contratos de exportación por 254 máquinas a Venezuela.

"El Banco Nación es el principal obstáculo para Vassalli, falta decisión política para defender una industria nacional y a un grupo de inversores nacionales que salvó a Firmat y los puestos de trabajo", indicó el ministro.

Según detalló, "el Banco Nación fue el único actor que no cumplió con su promesa formal de refinanciar la deuda principal que tiene el grupo, de unos 250 millones de pesos, y no acepta ninguna de las condiciones que les acercaron los actuales empresarios para hacerlo, poniendo en riesgo la calificación crediticia de la compañía y su operatoria", dijo enérgico Contigiani, quien además recordó que tanto el gobierno provincial como el grupo inversor de capitales nacionales que conduce actualmente la fábrica sí cumplieron con los desembolsos anunciados.

La indignación del funcionario, que viene monitoreando muy de cerca la actividad industrial en la provincia y denunciando el impacto de la política de comercio exterior del gobierno nacional —fundamentalmente por la apertura de las importaciones— se basa en que la entidad financiera oficial le aplica las mismas tasas de mercado y requisitos de garantías a Vassalli que a un cliente común, cuando se trata "de un grupo nacional conformado por inversores regionales que logró levantarse de la crisis y el año pasado produjo 70 equipos y tiene proyectado este año entre 90 y 120 máquinas, logrando desplazar del tercer lugar a un grupo internacional en el mercado de las cosechadoras".

"No se trata de perdonarle la deuda, pero sólo atender las condiciones. Ellos quieren pagar, están innovando. Mientras el gobierno nacional acuerda con los fondos buitres o el grupo del Correo, ahora no puede hacerlo con Vassalli", arengó.

Además, la crítica se acentúa porque tras la crisis que ponía en jaque 600 puestos de trabajo y la propia estabilidad económica y social de Firmat, hubo un fuerte compromiso de los gobiernos nacional y provincial —además de los empresarios que tomaron la conducción de la empresa— de contribuir con todas las herramientas disponibles para salvar a la empresa.

De hecho, el gobierno de Santa Fe aportó un fondo rotatorio de 8 millones de pesos para la ciudad de Firmat y le dio a la compañía un crédito de la Agencia de Desarrollo de Santa Fe.

Incorporaciones

Además de recuperar capacidad productiva, "Vassalli está manteniendo las fuentes de trabajo y está incorporando nuevas, fundamentalmente soldadores y está encarando un proceso de expansión a través del desarrollo de un nuevo prototipo que será una revolución tecnológica que permitirá posicionar a la cosechadora en el más alto nivel para los grupos VI, VII y VIII y potenciar su fuerte que es la parte de la trilladora", especificó el ministro.

Tras la crisis derivada de la caída de los contratos celebrados con Venezuela en 2014 que amenazó su supervivencia, la compañía de Firmat finalmente fue adquirida por un grupo de cuatro concesionarios conformado por Girolami SA (de Isla Verde), Aníbal Barbero (de Río Cuarto), Gastón Aguirre (de Mandrile y Aguirre SA, de Arrecifes) y Nicola Hermanos, de Berrotarán.

Tal como publicó en enero pasado el "portal ON24" aunque se había "alcanzado un preacuerdo" entre los actuales y directores del Banco Nación por la deuda millonaria, "el convenio no fue rubricado y tenemos que volver a encaminarlo", dijeron entonces desde el BNA.

La renegociación que le propuso el Nación fue por 10 años a una tasa del 15 por ciento. "Justamente, el plazo y el interés de la deuda fue lo que demoró la negociación, pese a que siempre existió buena voluntad para salvar a la fábrica", explicaba el portal en enero pasado. En ese momento el directorio del BNA no aceptaban las garantías presentadas por los empresarios en función del monto de la deuda, por lo que el acuerdo no fue ratificado.

Justamente sobre eso cargó ayer Contigiani. "Lo que indigna es que este gobierno fue capaz de negociar con los fondos buitres cualquier cosa y ahora no tienen la capacidad de financiar a una industria nacional emblemática e histórica y apoyar a las empresas regionales y a empresarios que invierten en el país y le devolvieron a Vassalli el nivel de prestigio que tenía", dijo.

"Esto no es económico, ni financiero, es falta de decisión política", sentenció el ministro.

También adelantó que esta dilación en la renegociación de la deuda complica a la empresa que no logra salir de su categoría de deudor y le impide realizar cualquier tipo de convenios, algunos de los cuales están intentando para ver la posibilidad de fabricar tractores en Firmat con empresas de países europeos.

Por otra parte, Contigiani confirmo que el BNA le informó a los actuales titulares de la empresa que a mediados de marzo la deuda pasa a legales si no se aceptan las condiciones de refinanciación que dispuso la entidad financiera "¿Qué le van a hacer, los van a embargar, van a ejecutar a Vassalli?", se preguntó el ministro.

Comentarios