Política
Sábado 24 de Diciembre de 2016

Con un fallo, Griesa cierra a los buitres la posibilidad de litigar contra el país

El juez de Nueva York Thomas Griesa sentenció que la Argentina ya no viola la cláusula de "pari passu" (igualdad tratamiento de acreedores), que había dado origen a sus fallos a favor de los holdouts (fondos buitre), y de esta forma cerró la posibilidad de que prosperen nuevos reclamos en contra del país por esa vía.

   El magistrado emitió un fallo que se dio a conocer ayer por el cual también respalda las órdenes que habilitaron el acuerdo con los acreedores y entre sus argumentos destacó que la oferta de pago realizada por la Argentina fue aceptada por el 99 por ciento de tenedores de títulos en default y con sentencias favorables.

   Asimismo, en el fallo que firmó anteayer en Nueva York, remarcó que entre otras acciones la Argentina derogó la "Ley Cerrojo" que impedía realizar nuevas ofertas a acreedores y que resultó una de las bases de los reclamos de los holdouts.

   La sentencia se produjo a partir de un nuevo requerimiento de tres fondos de inversión —White Hawthorne, Brybook Capital Master Fund y Trinity Investment— que entendían que la Argentina seguía incumpliendo la cláusula de "pari passu".

   La violación de cláusula "pari passu" había dado origen a fallos a favor de los holdouts por parte de Griesa por unos 7 mil millones de dólares que terminó generando obligaciones para la Argentina por más de 10 mil millones.

   La Argentina realizó una propuesta de pago en febrero de este año que fue aceptada por el 99 por ciento de los litigantes con sentencias a favor y otros grupos que no habían participado en los canjes 2005 y 2010.

   Griesa interpretó que la Argentina no cumplió con esa cláusula incluida en los bonos que fueron defaulteados en 2001, decisión que luego fue ratificada por la Cámara de Apelaciones de Nueva York.

   El caso llegó a la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos que lo desestimó y dejó firme todas las sentencias en contra del país.

   Por su parte, la Ley Cerrojo fue dictada en 2005 y pretendía presionar a los acreedores a que acepten la oferta de canje de deuda que por esos días llevaron adelante el ex ministro, Roberto Lavagna, con el entonces secretario de Finanzas, Guillermo Nielsen.

   Ambas acciones fueron interpretadas por Griesa como contrarias al compromiso que había asumido el país al emitir sus bonos de deuda y luego incumplir su pago.

Comentarios