Política
Lunes 06 de Febrero de 2017

Bullrich aseguró que bajó el delito en el país y puso a Santa Fe como ejemplo

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, adelantó ayer que bajaron las estadísticas de delitos en el país y puso como ejemplo a la provincia de Santa Fe, donde resaltó que se registraron "un 20 por ciento menos de homicidios y un 33 por ciento menos de robos".

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, adelantó ayer que bajaron las estadísticas de delitos en el país y puso como ejemplo a la provincia de Santa Fe, donde resaltó que se registraron "un 20 por ciento menos de homicidios y un 33 por ciento menos de robos".

"Reconstruimos las estadísticas de 2014 y 2015, y ahora vamos a dar a conocer la de 2016," explicó, a la vez que consideró que en materia de seguridad "estamos mejor en todo", afirmó. Además, puntualizó que "en la provincia de Buenos Aires estamos mejor y bajaron los homicidios en la Capital Federal".

Acerca del envío de gendarmes al conurbano bonaerense y la preocupación de la población por la inseguridad, Bullrich afirmó que "todos los números nos dan mejor que un año atrás, aunque la gente todavía no lo va a sentir".

"Pero acordamos con la ONU que avalen nuestras estadísticas porque entre 2008 y 2015 no hay ninguna estadística", destacó.

Por último, se refirió a la presunta complicidad de la policía en el delito, al plantear que "la corrupción es algo que en Argentina tuvo un grado de estructuralidad muy importante desde la política, pasando por la Justicia y también en las fuerzas de seguridad. Para poder blanquear que las fuerzas de seguridad trabajen en el marco de la ley —completó— lo primero que tenemos que hacer es dar el ejemplo quienes conducimos".

Además, la ministra aseguró que están "muy cerca" de encontrar a los culpables del hackeo a su cuenta de Twitter y calificó como "muy tonto" uno de los mensajes que publicaron los agresores en la que la tildaban de "borracha".

La ministra explicó que "los delitos informáticos están catalogados" y que se puede detener a los responsables del ataque a su usuario en la red social.

"Siento que en mi Twitter siempre hay una cosa de mucha agresión y muchas veces pensé en no usarlo más. Ahora desde un cargo oficial no contesto pero quizás la familia lo siente feo", sostuvo.

La funcionaria aprovechó para rechazar los mensajes de los hackers en los que la tildaban de "borracha".

"Una vez me agarraron en un control de alcoholemia cuando venía de una cena... fue un vasito de vino simplemente. Me parece algo totalmente tonto cuando estamos discutiendo en el país casos de corrupción terrible, involucramientos en narcotráfico. No tendría que haber manejado. Pero ya está, ya pasó, ya fue...", explicó.

Comentarios