Antonio Bonfatti
Domingo 17 de Septiembre de 2017

Bonfatti: "La ex presidenta Cristina Kirchner es una hipócrita y una cínica"

El ex gobernador y actual presidente de la Cámara de Diputados, Antonio Bonfatti, respondió acusaciones de la candidata bonaerense. Mirada a fondo sobre el presente y el futuro del Frente Progresista y la campaña.

"Hay que recordarle a la gente todo lo que se hizo por Santa Fe. No se pone en juego la gestión, son elecciones de medio término. Mire, salvo cuando fue candidato Hermes Binner, el Frente Progresista no ganó ninguna elección de medio mandato. No está en juego la gestión, no se está votando gobernador ni intendente, salvo en 11 ciudades chicas", dice Antonio Bonfatti.

   En ese contexto, mensura que los 765 mil votos que cosechó en 2015 con su candidatura a diputado provincial no son trasladables a una elección de mitad de mandato. En medio de la entrevista, el médico de Las Parejas se posiciona con extrema dureza para referirse a la ex presidenta de la Nación Cristina Kirchner, quien criticó el jueves al socialismo por los casos de narcotráfico en la provincia de Santa Fe. "Es una hipócrita y una cínica", asesta Bonfatti.

   —¿Qué lectura hace de los resultados a nivel nacional y provincial?

   —Planteamos durante toda la campaña que no había que caer en la trampa y defender Santa Fe. Cuando nos referíamos a no caer en la trampa hablábamos de no caer en esta famosa grieta, que es un voto anti. Se vota hasta con cierta bronca para terminar con un período. Y ocurrió eso. No hubo provincia en la que no se haya dado eso: Córdoba, San Luis, Neuquén. Lamentablemente, no hubo terceras opciones.

   —¿De parte del Frente Progresista, se pudo haber hecho algo distinto en la campaña santafesina para no tener los resultados que tuvieron?

   —Siempre se puede hacer más, pero estaba todo muy permeado por los grandes medios y el humor de la gente. Cuando la gente vota en Santa Fe lo que se está discutiendo en Buenos Aires estamos en presencia de algo que ha penetrado en la sociedad. Mucha gente buscaba en Santa Fe el voto de (Esteban) Bullrich, por ejemplo. O el de Cristina.

   —¿Y cómo se contrarresta eso? Es un fabuloso negocio político de Macri y Cristina que perjudica a terceras opciones.

   —Tratando de hacer comprender a la gente lo que significa para el país este enfrentamiento estéril. Lo que se vota, desde nuestro caso, es la defensa de Santa Fe. A diputado nacional hay que ir a levantar la mano para que nos paguen la deuda de cincuenta mil millones de pesos que nos debe la Nación. Hay que ir a levantar la mano por Sancor, por otras empresas, por los trabajadores. Pero hay que respetar a la gente, porque está expresando que quiere terminar con algo y que nazca algo nuevo. Tal vez tenga razón en eso.

   —¿Usted advirtió que se venía esta ola de cambio y por eso decidió no ser candidato?

   —No fui candidato porque creo que es necesario renovar. Fíjese que no se discutió de proyectos de ningún tipo, se discutieron personas. El socialismo y el Frente Progresista tienen que tener nuevos dirigentes, y hay que posicionarlos. Nosotros no somos eternos, y si nos atamos a personas, nos equivocamos.

   —Pero los dos candidatos, Contigiani y Javkin, son relativamente nuevos y no les fue bien.

   —Por eso digo, hay que pensar en un proyecto, no solamente en personas. Estoy convencido de eso. Se declama mucho la participación de la juventud, pero los que tenemos algunos años, a veces no damos los pasos al costado necesarios.

   —A la salida de las elecciones hubo voces que señalaron que usted no participó de la campaña electoral...

   —Hay un solo jefe de campaña: el gobernador. Yo recorrí todo el país, y la provincia de punta a punta. Con eso le estoy contestando.

   —¿Le tocó vivir en su historial político una situación en la que la mayoría no vota por "el bolsillo" sino que le quiere poner freno "al otro"?

   —Creo que fue un hecho inédito. En algún momento se va a terminar, pero estamos en esos flujos y reflujos de la humanidad, donde hay corrimientos hacia movimientos de derecha y antes ocurrió lo inverso.

   —¿En qué deberá hacer foco en esta campaña el Frente Progresista?

   —En recordarle a la gente todo lo que se hizo por Santa Fe. No se pone en juego la gestión, son elecciones de medio término. Mire, salvo cuando fue candidato Hermes Binner, el Frente Progresista no ganó ninguna elección de medio mandato. No está en juego la gestión, no se está votando gobernador ni intendente, salvo en 11 ciudades chicas. La gente está votando para terminar con una época y comenzar otra. Hay que apelar a la gente para que entienda todo lo que se hizo en esta provincia y todo lo que se puede perder. Tenemos en Santa Fe la mejor salud, la mejor educación, diálogo con el sector productivo. Yo los invito a los santafesinos a que recorran la provincia, que recorran la ciudad de Rosario, para ver la gran cantidad de obras.

   —Ahora bien, usted sacó 765 mil votos hace dos años y ahora la cosecha que hizo el Frente Progresista en las Paso fue magrísima...

   —Pero no estamos discutiendo candidaturas ejecutivas. Tal vez hubo un reconocimiento a la gestión, al conocimiento de mi persona. No hay una sola causa que explique el resultado de las elecciones, hay decenas de causas.

  —Atento a esta realidad, todo parecería indicar que será candidato a gobernador en 2019...

   —Se decidirá en el Frente Progresista y en mi partido. Desde los 22 años milito en política y ya estoy en 67 años. Llegará el tiempo en que uno diga "basta". Veremos qué pasará en las próximas elecciones, es un escenario abierto. Es una locura, todavía no terminamos la elección legislativa y ya estamos hablando de la otra. Hay que esperar.

   —Resulta curioso que Lifschitz en todas las encuestas tenga imagen buena o muy buena y que la performance de sus candidatos haya sido tan floja.

   —Porque no se vota la gestión, no se vota por la Gobernación, se está votando otra cosa. Hay una grieta, que se tendría que suturar en algún momento.

   —¿Cómo evalúa la gestión de Lifschitz?

   —Muy buena. Siguió adelante con el plan estratégico, viene desarrollando obras de gran envergadura. Lo acompañamos en todo lo que se está haciendo en materia de acueductos, rutas, hospitales, tecnología...

   —¿Habrá un cambio de estrategia en el socialismo? Lo pregunto porque parece haberse ido hacia el PRO una masa crítica que antes los votaba y que no regresará. Algunos dicen que tienen que mirar hacia el voto peronista...

   —No sé si ese voto no vuelve, es muy volátil. Hay gente que hoy se siente expresada por Cambiemos y antes nos votaba. Otros no nos votaban y ahora sí. Cada elección marca una cosa diferente. En el 2019 es otra elección. Ahí será a gobernador e intendente. Nosotros tenemos un proyecto, y ese es el rumbo. Está abierto a todos los que se quieran sumar. Del partido y de la organización que fue. Si hay peronistas que se sienten consustanciados, bienvenidos. Y de otros partidos, lo propio. No hay por qué coincidir en un ciento por ciento, sino en los grandes trazos.

   —Dijo hace un tiempo que no habría reforma constitucional en 2017 porque se trataba de un año electoral. ¿Habrá reforma constitucional en 2018?

   —Si hay consenso en los partidos políticos, se puede lograr. Si no se logran los dos tercios de la Cámaras perderemos un nuevo período para reformar la Constitución. Yo estoy a favor, no tenga la menor duda, porque la propicié como gobernador. A Obeid le dijimos que no, porque solamente modificaba cinco artículos, y eso no es una reforma de la Constitución.

   —¿Se reúnen con Lifschitz para intentar enderezar la nave?

   —Permanentemente. Hoy (por el viernes) estuvimos reunidos.

   —¿Con quiénes se podría construir un frente de centroizquierda a nivel nacional?

   —Hoy hay que barajar y dar de nuevo. Los partidos tal cual los concebimos dejaron de tener la representatividad que tenían. Yo convoco a integrarse al Frente Progresista a sectores del movimiento obrero, de las organizaciones sociales para construir nuevas alternativas. La vieja concepción de los partidos tiene poco que ver con lo que vivimos no hace mucho tiempo.

   —¿Le hará juicio a Elisa Carrió por las acusaciones que hizo contra usted?

   —Estoy viendo con mis abogados la posibilidad de hacerle juicio, porque ella se ampara en los fueros. Estoy viendo qué alternativa tengo para hacerle juicio. Sigo sintiendo lo mismo. Lo mismo que el cinismo y la hipocresía de la ex presidenta (Cristina Kirchner), que se olvida que el narcotráfico es un delito federal. No menciona el incremento de la droga durante su mandato en todo el país, no sólo en Rosario y Santa Fe. Se nos denostó a los dirigentes del socialismo. Y quiero recordarle que fueron la policía y la Justicia de la provincia de Santa Fe las que pusieron presas a las organizaciones de narcotraficantes más connotadas. Están sometidas a juicio por la Justicia de Santa Fe y no por la Justicia Federal. Por eso le digo: Cristina Kirchner es una hipócrita y una cínica. No tenga la menor duda.

   —¿La detención del ex jefe de policía Rafael Grau implica que aún no han podido controlar el tema policial?

   —Que avance la Justicia. Y antes de condenar, que se juzgue. Si hay responsabilidad quiere decir que los mecanismos de control funcionaron, porque la denuncia la hace el propio Ministerio de Seguridad. Indudablemente, hay voluntad política de no transar con el delito y, por otro lado, respetar al buen policía, respaldarlo todo lo necesario. Estoy orgulloso de la Justicia que hoy tenemos en Santa Fe, tras la reforma del sistema penal. Hay celeridad y procesos transparentes y públicos. No como antes, cuando no se sabía nada y los procesos duraban quince años.

Comentarios