Política
Sábado 31 de Diciembre de 2016

Amia: la denuncia de Nisman por encubrimiento volvió al juez Lijo

Casación ordenó el jueves reabrir la causa por la denuncia del ex fiscal contra Cristina. El magistrado sorteado se había excusado.

El juez federal Ariel Lijo quedó ayer nuevamente a cargo de la investigación recientemente abierta por la Cámara Federal de Casación Penal a raíz de la denuncia del exfiscal Alberto Nisman contra la expresidente Cristina Kirchner y otros ex funcionarios y dirigentes por presunto encubrimiento del atentado a la Amia.

Tras el fallo de la Cámara de Casación, que dispuso apartar al juez federal Daniel Rafecas del expediente, la Cámara Federal porteña realizó el sorteo informático de rigor, que determinó que el juez Lijo quedará a cargo de la causa.

En el expediente también se investiga al excanciller Héctor Timerman, al diputado Andrés Larroque, al dirigente Luis Delía, y al líder de la agrupación Quebracho, Fernando Esteche, entre otros.

El juez Lijo conoce la causa Amia porque instruyó el expediente por irregularidades en la investigación del atentado contra su ex colega Juan José Galeano y las denuncias contra el espía inorgánico Alan Bogado.

Pero, además, Lijo había sido el primer magistrado en evaluar la denuncia de Nisman antes de que apareciera muerto en su departamento de Puerto Madero. En realidad, un día después del fallecimiento del fiscal interrumpió su licencia por vacaciones y regresó a los Tribunales para evaluar la denuncia, aunque su par María Servini de Cubría, quien lo subrogaba, había determinado una semana antes que no ameritaba habilitar la feria judicial.

Nisman había presentado la denuncia ante el juez Lijo porque éste tenía en su poder varias investigaciones por supuestas irregularidades y el encubrimiento del atentado, de la cual una parte está en etapa de juicio oral y público con el ex presidente Carlos Menem y Galeano como principales acusados.

Incluso, Nisman había mantenido días antes de morir dos contactos telefónicos con el juez Lijo: en el primero le había avisado de la presentación de la denuncia, que causó entonces fuerte conmoción política.

Al día siguiente, cuando Servini de Cubría rechazó habilitar la feria para tramitar la denuncia, Nisman volvió a llamarlo: según las fuentes consultadas, en esta última conversación el fiscal no se habría mostrado tan molesto por la decisión de la jueza, sino destacado que tenía más tiempo hasta febrero para reunir más pruebas.

Finalmente, Lijo decidió remitir la causa a sorteo por entender que no era conexa con la investigación que él venía llevando a cabo por presuntas irregularidades en la causa AMIA y recayó en el Juzgado de Rafecas, quien la archivó rápidamente.

Una de las causas más importantes que sigue actualmente el juez Lijo es por las irregularidades en el proceso de salvataje y venta de la ex Ciccone Calcográfica, luego Compañía de Valores Sudamericana, en la que está procesado el exvicepresidente Amado Boudou por cohecho y negociaciones incompatibles con la función pública.

Causa Michetti

Pero, además, Lijo investiga el origen de los fondos robados de la casa de la actual vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti, el del 22 de noviembre de 2015 (mientras se desarrollaba el balotaje presidencial) y por la cual se estudia el funcionamiento de fundaciones vinculadas al PRO.

La acusación de Nisman afirmaba que la firma del Memorándum de Entendimiento con Irán para interrogar en Teherán a los iraníes acusados, tenía en realidad como objetivo negocios por impunidad en torno al atentado que dejó 85 muertos, según declaró el propio fiscal días antes de aparecer muerto en su departamento de Puerto Madero.

Luego de una larga pulseada judicial y política, la Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal dispuso el jueves la reapertura de la causa.

Comentarios