Política
Domingo 23 de Abril de 2017

Alicia Kirchner dice que el gobierno quiere su "cabeza" para la campaña electoral

La gobernadora de Santa Cruz culpó al macrismo por el ataque a su residencia en Río Gallegos, donde se encontraba junto a Cristina Kirchner.

La gobernadora de Santa Cruz, Alicia Kirchner, denunció ayer un "ataque planificado" a la residencia oficial local por parte de un grupo de manifestantes, en momentos en que estaba en el lugar la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y advirtió que Cambiemos quiere su "cabeza para la campaña electoral nacional".

"Eramos cinco mujeres solas con una bebé de 18 meses" en la vivienda, incluida la ex jefa de Estado y su nieta, sostuvo la mandataria patagónica al relatar los hechos que se sucedieron durante una protesta que en la noche del viernes se realizó frente a la residencia que ocupa en la ciudad de Río Gallegos.

El presidente Mauricio Macri salió a repudiar el ataque. "Muy grave el ataque a la residencia de la gobernadora Kirchner. Repudiamos la violencia como método, siempre", expresó a través de Twitter.

En medio de una fuerte crisis política y financiera, el viernes por la noche unas 500 personas se agolparon frente de la residencia oficial de Santa Cruz, donde estaban la gobernadora y Cristina, para reclamar por sueldos impagos y mejoras salariales.

Ante el intento de algunos manifestantes de ingresar a la propiedad, la policía provincial reprimió con balas de goma y gases lacrimógenos, lo que dejó un saldo de al menos cuatro heridos.

Alicia Kirchner rechazó que haya habido "represión" durante la manifestación que, según precisó, se desarrolló desde las 21 hasta las 3 de la madrugada.

"Jamás voy a ejercer la represión. Lo que se ha hecho es un ataque y querían entrar a la vivienda. Hacer una marcha, cortar una calle, todo está bien, pero querer entrar a una casa es una barbaridad. Rompieron vidrios y puertas, el cordón de la vereda, rompieron el nicho de gas", subrayó la gobernadora, quien precisó que "hubo dos personas que fueron atendidas en el hospital".

En ese sentido, insistió en que "querer entrar a la fuerza en una casa ya forma parte de un ataque planificado", y apuntó contra el diputado nacional de la UCR Eduardo Costa, el principal opositor a su gobierno en Santa Cruz.

"Quizás recibieron instrucciones de (el consultor ecuatoriano Jaime) Durán Barba y quieren mi cabeza para la campaña electoral. Qué bueno sería para Durán Barba afirmar «Alicia Kirchner se tuvo que ir de Santa Cruz» para la campaña nacional" del oficialismo, planteó, al tiempo que se quejó por ser víctima de una presunta "persecución política".

Consultada sobre la visión de la ex presidenta ante los incidentes y la situación que atraviesa la provincia patagónica, dijo: "Cristina está absolutamente preocupada y se da cuenta muy bien de qué han querido hacer; querían mi cabeza, no tengan ninguna duda. Siempre están hostigando lo que fue el proyecto nacional".

Asimismo, Alicia Kirchner le reclamó al gobierno nacional que le apruebe la posibilidad de emitir deuda por 350 millones de dólares y así sortear la difícil situación provincial, a la que definió como "en estado crítico".

Comentarios