Política
Miércoles 03 de Mayo de 2017

Abuelas y Madres rechazan la idea de "reconciliación" que impulsa la Iglesia

Carlotto y Cortiñas calificaron de "disparate" la iniciativa de la Conferencia Episcopal de juntar a familiares de militares y desaparecidos.

La presidenta de la Asociación de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, calificó ayer como un "disparate" la idea planteada por la Conferencia Episcopal Argentina (CEA) sobre la reconciliación de familiares de desaparecidos con militares; mientras que desde Madres Línea Fundadora, Nora Cortiñas acusó a la Iglesia de haber sido "partícipe del terrorismo de Estado".

En la primera asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal que comenzó ayer y se extenderá hasta el sábado, los obispos escucharán testimonios de familiares de desaparecidos y militares en el marco de una propuesta para la reconciliación (ver aparte).

"Esto es herir susceptibilidades, es abrir una brecha más que cerrarla. Acá no hay odio, no hay rencor, no le deseo el mal a nadie. Nosotros queremos justicia porque acá hubo un genocidio", explicó Carlotto.

La titular de Abuelas dijo que la idea de reconciliar familiares de desaparecidos con militares es un "disparate" que "lo deben fomentar algunas familias afectadas por la dictadura que están en un espacio equivocado".

"¿Para hablar con los familiares de quién? ¿De los que tenían uniforme y un arma y salían a matar porque les pagaban para eso? Cómo vamos a ir a dialogar, hay que cumplir con la democracia, con lo que pedimos: memoria y justicia", cuestionó Carlotto.

Abuelas también manifestó a través de un comunicado su "profunda preocupación por la idea de reconciliación entre víctimas y victimarios del terrorismo de Estado".

"No hay diálogo posible con quienes secuestraron, torturaron y desaparecieron a nuestros hijos e hijas; con quienes niegan información sobre su destino final; con quienes saben dónde están los más de 300 nietos y nietas que aún son esclavos de la mentira y, a 40 años de su apropiación, continúan viviendo bajo una identidad falsa", indicó la entidad.

Además, Abuelas sostuvo que "una parte de la Iglesia fue cómplice de las desapariciones" porque "con doble moral avaló las torturas y omitió información para el encuentro" de las personas desaparecidas, y precisó: "A través del Movimiento Familiar Cristiano se blanquearon como «adopciones» lo que en realidad fueron apropiaciones de, al menos, dos de nuestras nietas".

Por su parte, la referente de la Asociación Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora Nora Cortiñas acusó a los integrantes de la Iglesia Católica argentina de haber "participado del horror" de la represión ilegal y aseveró: "Estamos cansadas de tanto caminar, 40 años cumplimos, ¿y este es el regalo que nos da el Papa, en vez de abrir de una vez por todas esos archivos?".

Además, Cortiñas consideró que esa actitud de los obispos, más que estar dirigida a sanar heridas, "es una hipocresía más; es querer tener figuración en el mundo, pero con mentiras".

"Es hora de que se dejen de patrañas, de hipocresías; basta de hipocresías de esta Iglesia Católica Argentina", repudió.

Comentarios