Jueves 23 de

octubre de 2014

  • Ahora

    19 °C
  • VIERNES

    Min. 18 °C Max. 31 °C

  • SABADO

    Min. 20 °C Max. 30 °C

Jueves, 07 de marzo de 2013  01:00 | Murió Hugo Chávez

La muerte de Chávez marcó el pulso de la agenda política argentina

La muerte del presidente venezolano Hugo Chávez (ver sección Mundo) continuó ayer siendo un tema insoslayable para la dirigencia política, gremial y social.

Un mural con la imagen de Chávez junto al ex presidente Néstor Kirchner apareció ayer en uno de los paredones del Concejo Municipal.

La muerte del presidente venezolano Hugo Chávez (ver sección Mundo) continuó ayer siendo un tema insoslayable para la dirigencia política, gremial y social.

La ministra de Seguridad, Nilda Garré, se mostró "muy apenada" por la noticia, y consideró que Chávez será "una figura difícil de reemplazar". La ex embajadora en Venezuela durante los primeros años de la presidencia de Néstor Kirchner dijo, además, que el vicepresidente Nicolás Maduro "es muy sensato, pero el carisma de Chávez es irreemplazable".

El senador kirchnerista Daniel Filmus sostuvo que "la muerte de Chávez se va a sentir desde el punto de vista del liderazgo, que no se reemplaza". El titular de la comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara alta, aseguró que "todas las encuestas muestran que Maduro va a ganar las elecciones", lo que garantiza que "va a continuar el proyecto político".

Por su parte, la embajadora argentina en el Reino Unido y ex representante en Venezuela, Alicia Castro, destacó que Chávez "deja las líneas estratégicas que garantizan la revolución bolivariana" y recalcó "el liderazgo extraordinario" del extinto líder, que "denunciaba las causas de la pobreza, mientras que en América del Sur, sobre todo en la década anterior, la pobreza era vista casi como inevitable, casi como parte de un paisaje".

En tanto, el ex vicepresidente Carlos Chacho Alvarez destacó la importancia del legado político y cultural de Chávez y afirmó que "lo importante es que Argentina, Brasil y Venezuela sigan en la misma línea".

Más crítico, el líder del FAP, Hermes Binner, consideró que "la esencia" de gobiernos "como el que lideró Chávez es populista, y el problema del populismo es que no deja herederos: vive a través de una persona que tiene acciones positivas y negativas pero se diluye en el tiempo". Además, y tras indicar que "en política internacional no hay una cuestión de simpatías sino de acciones" dijo que a él "siempre" le generó "mucho temor la relación de Chávez con Irán".

El presidente del bloque oficialista de Diputados, Agustín Rossi, consideró a chávez "claramente un amigo de la Argentina" y abogó por "la continuidad del proceso político" en ese país para profundizar "la integración de América latina".

En línea, el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, dijo que se trató de "una pérdida irreemplazable" para América latina y destacó que el legado de Chávez "está consolidado en la región" para "seguir construyendo en conjunto".

La ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, consideró que la muerte de Hugo Chávez "es una pérdida enorme para la Patria Grande" y destacó que, junto a Néstor Kirchner, "abrió el camino para avanzar en la integración latinoamericana". Para Alicia Kirchner, ambos líderes impulsaron "proyectos nacionales y populares, ampliando derechos, incorporando a las grandes mayorías que el neoliberalismo había ocultado y estableciendo igualdad de acceso a oportunidades".

El diputado Enrique Thomas, del Frente Peronista, deseó que Venezuela pueda "superar este difícil momento en paz, con respeto mutuo y sentido de unidad".

También consideró que el programa económico y político de Chávez "no produjo la transformación que la sociedad venezolana demandaba" y sostuvo que "a pesar de generar una considerable movilidad social, esta siempre se mantuvo dentro del límite histórico de la pobreza y la dependencia de la asistencia estatal".

A su turno, el diputado Francisco De Narváez (Unión Celeste y Blanco) sostuvo que el gobierno de Chávez fue "tremendamente autoritario", con "control absoluto de la política legislativa, de la Justicia y un desmanejo de la economía", y que le preocupa "la tentación de ocupar ese espacio por parte de la presidenta Cristina Kirchner".

La Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) resaltó en un comunicado que "el liderazgo de Chávez fue clave para configurar un nuevo mapa político en nuestra región, donde tras el auge neoliberal comenzaron surgir gobiernos de signo nacional, que privilegiaron objetivos de creciente soberanía respecto de los centros económicos mundiales".

El intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, afirmó que con Chávez "se va uno de los mayores luchadores latinoamericanos contemporáneos".

El diputado nacional Carlos Raimundi (Nuevo Encuentro) recordó a Chávez como el "precursor" de la lucha contra el Alca, y destacó su rol para consolidar Unasur y su capacidad para "crear instituciones regionales financieras que sacaran a Latinoamérica de la dependencia a la que la había llevado décadas de neoliberalismo".

Por su parte, la CGT oficialista que conduce Antonio Caló suspendió el plenario de secretarios generales que iba a realizar hoy ya que varios dirigentes de esa central viajaron a Venezuela para participar de las exequias de Chávez y "llevar el sentir de los trabajadores argentinos al pueblo venezolano".

También la Asociación del Personal Legislativo (APL) manifestó sus condolencias a la familia de Chávez y comunicó que su secretario general, Norberto Di Próspero, viajará a Venezuela participar de los funerales.

certifica.com