Policiales
Miércoles 20 de Julio de 2016

Policías presos por encubrir un prostíbulo

Un jefe policial de Lanús y otros tres efectivos de la fuerza fueron detenidos junto a dos civiles acusados de facilitar y explotar el funcionamiento de al menos un prostíbulo de la zona sur del Gran Buenos Aires.

Un jefe policial de Lanús y otros tres efectivos de la fuerza fueron detenidos junto a dos civiles acusados de facilitar y explotar el funcionamiento de al menos un prostíbulo de la zona sur del Gran Buenos Aires. Las detenciones se concretaron por pedido de la fiscal María Delia Recalde, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 9 de Delitos Sexuales, y Trata de Personas de Lomas de Zamora y por orden del juez de Garantías 3, José Luis Arábito.

Tras ser apresados, los seis acusados fueron indagados por la fiscal Recalde y todos ellos se negaron a declarar. Los policías imputados y desafectados de la fuerza por disposición del Ministerio de Seguridad fueron identificados como el actual jefe del Comando de Prevención Comunitaria de Lanús, Marcelo Roque Lizzano, de 48 años; el agente del mismo Comando, Darío Damián Belcastro, de 36; un miembro de la División Informática de la policía bonaerense, Roberto Ariel Burgos, de 31 años; y Ariel Hugo Comba, de 32 años y efectivo del Comando de Quilmes. En tanto los civiles son el abogado Daniel Antonio Morales, de 41 años y dueño de uno de los prostíbulos investigados; y Manuel Rubén Contardo, de 61 años y hermano de la prófuga Yolanda del Carmen "Yamila" Torino, encargada del burdel. En tanto permanece prófugo David Samuel Moreno, imputado de regentear los prostíbulos.

Los voceros precisaron que se investiga lo ocurrido entre julio y septiembre de 2014, cuando "Yamila", Moreno y Contardo promocionaron, facilitaron y explotaron económicamente el ejercicio de la prostitución ajena de al menos 15 mujeres en un local de Lanús Oeste alquilado a Morales, quien sabía lo que allí ocurría.

Respecto a los policías Lizzano, Belcastro y Burgos se los acusa de no haber comunicado a la Fiscalía la posible existencia de locales ubicados en su jurisdicción donde se explotaba la prostitución sino que, además, extorsionaban a sus propietario "con la finalidad de brindarles impunidad". E incluso, la acusación habla de un allanamiento al mismo local cuando los policías insertaron "datos falsos" en las actas de secuestro y requisa para proteger a los encargados del prostíbulo.

Comentarios