Crimen del policía
Viernes 21 de Julio de 2017

Unos veinte allanamientos y el secuestro de elementos que orientan la pesquisa

Un arma de fuego y una bolsa con prendas de vestir manchadas con sangre fueron secuestradas en el marco de más de una veintena de allanamientos realizados desde el miércoles por la Policía de Investigaciones (PDI) en las inmediaciones del barrio Villa Yapeyú

Un arma de fuego y una bolsa con prendas de vestir manchadas con sangre fueron secuestradas en el marco de más de una veintena de allanamientos realizados desde el miércoles por la Policía de Investigaciones (PDI) en las inmediaciones del barrio Villa Yapeyú de la ciudad de Santa Fe como parte de la pesquisa del crimen de Pablo Cejas.

Los procedimientos se realizaron en busca de unos adolescentes —entre ellos los apodados "Gastoncito" y "Nikito"— que viven cerca de Neuquén al 6400, donde el suboficial apareció muerto de varios disparos.

Según trascendió ayer, en una zona de viviendas precarias se encontró un revólver calibre 32, una moto y una bolsa con ropa manchada de sangre que fueron secuestradas para peritar por su posible vinculación con el asesinato del policía.

Pericias y móviles

En ese marco el titular de la PDI, Mario Monzón, sostuvo que el objetivo de los allanamientos era realizar un buen rastrillaje teniendo en cuenta ciertos detalles. Entre ellos, la posibilidad de que el cuerpo haya sido arrastrado desde un lugar donde lo mataron hasta donde apareció sin vida y eso haya dejado rastros.

El material encontrado durante los procedimientos va a ser peritado junto con las cinco vainas servidas calibre nueve milímetros que fueron encontradas la noche del lunes y los dos plomos que se extrajeron del cadáver de Cejas durante la autopsia.

Entre los móviles posibles ayer seguía circulando como principal hipótesis la que vincula al hijastro de Cejas, de 21 años, con jóvenes sospechosos de un crimen reciente. En un marco de amenazas y balaceras contra viviendas, no se descarta que el policía haya decidido intervenir.

Según esa línea, Cejas habría llegado en su moto a la zona de Neuquén al 6400 donde pudo haberse topado con quienes amenazaban a su hijastro. Es posible que haya sido baleado en algún pasillo de esa zona, que incluso haya intercambiado disparos con sus agresores, y que haya sido ultimado allí para luego ser arrastrado hasta el sitio donde fue hallado.

Sin embargo, insisten los investigadores, la investigación no avanzó mucho más allá de las hipótesis y por el momento no se descarta otro móvil.

Comentarios