Policiales
Lunes 06 de Marzo de 2017

Uno de los rugbiers acusados de violación admitió haber tenido relaciones con la víctima

Se trata de uno de los jóvenes que tuvo resultados positivos con los rastros de semen en la ropa de la víctima. El manager del equipo y un familiar de uno de los imputados negaron los hechos.

Uno de los rugbiers acusado de abusar sexualmente de una joven en una fiesta privada en Mendoza a fines del año pasado, admitió haber mantenido relaciones con la víctima, aunque aseguró que fueron consentidas.

Tres de los imputados en la causa se presentaron a media mañana en la Unidad Fiscal de Maipú-Luján de Cuyo, en Tribunales provinciales, y dieron su versión ante el fiscal que investiga el caso, Hernán Ríos.

Entre ellos acudió el jugador al cual le dio positivo el cotejo entre su ADN y los rastros de semen hallados en la ropa de la víctima. Palabras más palabras menos, el joven aseguró que estaba en avanzado estado de ebriedad en la fiesta pero que recuerda haberse besado y tocado con la víctima.

El declarante dijo que estos roces fueron consentidos y negó el acceso carnal. También aseguró que había realizado un viaje anterior a Paraná con la víctima –ya que también es jugadora de rugby- y que en esa ocasión habían tenido acercamientos al menos verbales.

Con esta versión coincidió con el otro imputado a quien también le había dado positivo el rastro de semen, quien había adelantado al inicio de la pesquisa los supuestos contactos sexuales consentidos que mantuvo.

Negaron los hechos

Otro de los imputados que se presentó es un jugador reconocido por ser familiar directo del diputado mendocino de Cambiemos, César Biffi. Según comentaron fuentes judiciales, el joven aseguró que la víctima nunca estuvo inconsciente, tal como lo asegura, y que sólo estuvo hablando durante unos minutos con ella.

Bajo la misma línea coincidió el manager del equipo, el único imputado en la causa por abuso sexual simple –el resto fue calificado como acceso carnal, un delito más grave-. El hombre negó el estado de inconsciencia de la víctima, los supuestos tocamientos y también aclaró los mensajes de Whatsapp que intercambió con ella días después de la fiesta.

En esos textos, el manager había sido consultado por la joven sobre lo que había pasado y le admitió que estuvo con cuatro rugbiers. El imputado, dueño de la casa donde se realizó la fiesta, manifestó que le brindó esta información a la víctima porque no se trató de algo ilegal, en referencia a que las relaciones fueron consentidas. "Dijo que si se hubiera tratado de abusos no se hubiera mensajeado con la chica con tanta naturalidad", detalló un pesquisa ligado al caso.

Sobreseimiento

El fiscal Hernan Ríos, bajo la directiva del procurador adjunto Fernando Guzzo –renunció este lunes a ese cargo-, formalizó el pedido de sobreseimiento para los dos últimos jugadores de rugby que fueron imputados en el expediente el primer día de febrero. El abogado de uno de ellos ya había pedido esta medida y ahora será la Justicia de Garantías la que termine de definir este punto.

Por el momento, los investigadores judiciales no han tomado alguna determinación respecto al cambio de calificación en el caso, idea que está latente tras los resultados de ADN que vincularon a dos de los acusados pero no arrojaron resultados positivos con los restantes.

Comentarios