Policiales
Domingo 29 de Mayo de 2016

Una profesión de riesgo y dos graves hechos recientes

El ataque al penalista Jorge Bedouret recordó inmediatamente otros atentados sufridos por abogados de la ciudad. El más conmocionante fue el de Alberto Tortajada, herido de tres balazos en el ingreso a su estudio jurídico situado frente a Tribunales, el 7 de septiembre de 2012. Según la investigación, el atentado surgió como consecuencia de un conflicto entre Celia L. (cliente de Tortajada) y José Antonio Iborra,un empresario del rubro farmacéutico que terminó procesado en el caso como instigador del episodio.

El ataque al penalista Jorge Bedouret recordó inmediatamente otros atentados sufridos por abogados de la ciudad. El más conmocionante fue el de Alberto Tortajada, herido de tres balazos en el ingreso a su estudio jurídico situado frente a Tribunales, el 7 de septiembre de 2012. Según la investigación, el atentado surgió como consecuencia de un conflicto entre Celia L. (cliente de Tortajada) y José Antonio Iborra,un empresario del rubro farmacéutico que terminó procesado en el caso como instigador del episodio.

En el marco de la investigación, en la cual también se procesó a Juan Pablo Iborra, se determinó que Tortajada mantuvo una charla con José Antonio Iborra sobre la situación de su cliente, a la que le pretendían embragarle la vivienda. A los pocos días un sicario fue a su estudio y le disparó a quemarropa. Milagrosamente logró sobrevivir.

En pleno centro. El otro hecho ocurrió el 18 de mayo de 2015. Guillermo Peyrano, funcionario de la Fiscalía de Estado de Santa Fe y ex decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica Argentina, fue baleado en España y Córdoba. Recibió un proyectil de bajo calibre que le ingresó por la base de la nuca y le quedó alojado en la parte alta del cuello. El agresor no atinó a robarle y fue visto escapar corriendo hacia calle Rioja.

Un mes después el profesional recibió una intimidación escrita. Dentro del buzón de la casa familiar de fin de semana alguien dejó un sobre con un escrito anónimo donde se advertía: "Señor Peyrano: deshaga lo que hizo". Las investigaciones llevaron a saber que el abogado realizaba por entonces averiguaciones a raíz de un posible juicio en el que se ventilarían acciones fraudulentas por las que una mujer de su familia política casi termina perjudicada.

Comentarios

Últimas Noticias