Policiales
Lunes 02 de Octubre de 2017

Una hermana de "Monchi Cantero" llega a juicio oral por un robo calificado

Se trata de Romina Machuca, acusada de asaltar un negocio de venta de celulares de barrio Belgrano. El debate será del 22 al 29 de noviembre

Una hermana de Ramón Ezequiel Machuca, conocido como "Monchi Cantero" y sindicado como uno de los líderes de la banda de Los Monos, deberá afrontar un juicio oral y público la última semana de noviembre, acusada como coautora de un atraco a un negocio de telefonía celular. La fiscalía pidió nueve años para Romina Soledad Machuca, de 29, que tenía una condena previa a ocho meses en suspenso por usurpación y portación de arma de uso civil.

La semana pasada la Oficina de Gestión Judicial (OGJ) firmó el decreto, designó juez y pautó que entre el 22 y 29 de noviembre se realizará el debate oral en el que Machuca será en enjuiciada por protagonizar el robo a un comercio de telefonía celular de Mendoza al 5000 ocurrido el 20 de noviembre de 2015 a las 21.30.

Armada con un cuchillo, según la acusación, ese día Romina robó varios teléfonos celulares, dinero y bajo amenazas de muerte despojó a clientes de sus pertenencias. Su compinche logró huir tras realizar varios disparos, pero ella fue retenida por vecinos y detenida en flagrancia por el Comando Radioeléctrico.

El dueño del negocio luego declaró, junto a testigos, que la joven le había robado unos 6.000 pesos en efectivo, otros 2.000 que tenía en la billetera, tarjetas de crédito, el DNI, ocho teléfonos en reparación y seis nuevos que estaban en venta, así como objetos personales de una clienta.

Cuando fue retenida por vecinos, a Machuca le secuestraron 74 pesos en una billetera, un elemento cortopunzante de 12 centímetros de metal con un cordón de 30 centímetros, lentes de sol, una bolsa de nylon con 150 pesos, y la tarjeta verde de una moto Honda. De lo robado no se pudo recuperar nada, ya que quedó en poder del prófugo.

Antecedente

En agosto de 2015 Romina fue condenada a 8 meses en suspenso por usurpación y portación de arma de uso civil. Fue la consecuencia de un altercado que tuvo en julio de esa año con la dueña de una casa que alquilaba y había pedido su desalojo con una orden judicial. Todo terminó con Machuca detenida y el secuestro de un arma.

Romina volvió a caer tras el asalto al comercio de barrio Belgrano. Mientras estaba con prisión domiciliaria, también se la vinculó a una banda que cometía escruches y entraderas que fue desarticulada en abril de 2016. En esa investigación, en proceso con tres detenidos ya imputados, no está clara la participación de Machuca. A pesar de haber tenido comunicaciones telefónicas con el sindicado como cabecilla, ello no la vincularía con los delitos que ese cometieron.

A juicio

En una audiencia preliminar desarrolla en diciembre de 2016 el fiscal Carlos Covani formuló la requisitoria de elevación y juicio de Machuca, donde solicitó la pena de 9 años de prisión (se unifica a la anterior de 8 meses) por el delito robo calificado por el uso de arma de fuego en concurso ideal con el delito de robo con uso de arma blanca.

Aunque el juicio estaba previsto para el primer semestre del año en curso, recién la semana pasada la OGJ firmó el decreto donde dispone que finalmente se va a desarrollar en entre el 22 y el 29 de noviembre, y donde se designa al juez Gustavo Pérez de Urrechu como presidente del debate.

En la acusación, Covani remarca que ante la contundencia del relato de los testigos y víctimas del hecho de robo y la situación de flagrancia en que fue aprehendida Machuca cuando intentaba huir del lugar con una de las armas intimidantes utilizadas y con parte de lo sustraído, "no caben dudas de su responsabilidad penal".

Si bien el funcionario anticipó en su momento parte de las evidencias y pruebas que ahora se ventilarán en el juicio y anticipó el pedido de pena, la defensa también trata de sostener el sobreseimiento de la imputada, como lo esgrimió el abogado César Baroni, del Servicio Público de la Defensa Penal (SPDP).

En tanto, Machuca transita el proceso en prisión preventiva domiciliaria para facilitarle el cuidado de sus cuatro hijos, beneficio que se le otorgó al revisar la medida cautelar en el proceso donde está acusada de integrar la banda que cometía escruches y entraderas.

Comentarios