Policiales
Sábado 31 de Diciembre de 2016

Un voto dividido y los motivos de la decisión

En las revisiones penales la Corte sólo anula un fallo cuando advierte que existen pruebas contundentes para determinar la inocencia de un acusado. Esto fue lo que encontraron en la causa contra María Antonia Gauna los jueces Daniel Erbetta, María Angélica Gastaldi, Eduardo Spuler y Rafael Gutiérrez. Para el voto mayoritario, fueron decisivos los aportes médicos que indican que la mujer jamás pudo producirse a sí misma las heridas en las muñecas.

El voto minoritario de Mario Netri y Roberto Falistocco, en cambio, consideró que las nuevas pruebas no tenían entidad para desligar a Gauna ni derribar el estado de "cosa juzgada". Se inclinaron por la "presunción seria del intento de suicidio" tras atacar a su esposo. Remarcaron que fueron hallados "en ropa interior", con sangre "por toda la casa y en la cama" y que él tenía un hematoma en la cabeza compatible con el golpe de una botella de cerveza hallada rota junto a la cama.

Estos son los puntos clave del planteo defensivo que prosperó:

u María realizó un relato preciso (coincidente con el efectuado después en sede judicial) cuando aún no se había recuperado de una cirugía. No tuvo tiempo de inventar una historia ni de escucharla de un tercero.

u A quien señaló como autor (cuñado de su esposo) "tiene antecedentes por amenazas y está siendo investigado por un incendio intencional en la casa del padre de Bartolelli". Tras el crimen pasó a administrar el campo de la víctima. Entró a la escena del homicidio como testigo y tendría una llave de la casa.

u La vivienda estuvo cinco días sin faja de clausura. Cuando llegó la jueza, la faja estaba violentada y una ventana abierta. La policía no fotografió el lugar ni tomó huellas del cuchillo y la bicicleta que quedó allí. Varios testigos fueron amenazados.

u Una vecina vio salir de la casa a un hombre que cortó una rama de un árbol y con la punta empujó la puerta enrejada. Su testimonio jamás se valoró.

Comentarios