Policiales
Martes 11 de Abril de 2017

Un prófugo fue detenido cuando hacía malabares en una esquina céntrica

Un joven de 29 años condenado por robo que tenía pedido de captura por no cumplir con requisitos para obtener la libertad condicional fue detenido a instancias del fiscal del caso, que lo detectó haciendo malabares en una esquina.

Un joven de 29 años condenado por robo que tenía pedido de captura por no cumplir con requisitos para obtener la libertad condicional fue detenido a instancias del fiscal del caso, que lo detectó haciendo malabares en una esquina. El muchacho fue arrestado el viernes en el interior de un maxiquiosco y hoy asistirá a una audiencia en la que se resolverá su situación sobre de la condena que no alcanzó a purgar.

El fiscal de Investigación y Juicio Fernando Dalmau explicó la situación de Matías L. "Había sido condenado por robo simple a dos años de prisión efectiva. En ese tipo de penas, inferiores a tres años, se puede tramitar la libertad condicional transcurrido cierto tiempo, así que tras diez meses en prisión se resolvió liberarlo y diferir el cumplimiento de su condena así gestionaba ese beneficio".

"En tal sentido —siguió el fiscal— se acordaron reglas de conducta como fijar un domicilio y mantenerlo, y concurrir al juzgado de ejecución cuando fuera citado. Pero como no compareció, ni tampoco fue ubicado en el domicilio que había fijado, el viernes a la mañana pedí en una audiencia que fuera declarado en rebeldía y ordené su captura".

Dalmau relató que a partir del dato de que Matías solía hacer malabares en la esquina de Wheelwright y Roca, y en la de Sarmiento y Pellegrini, alrededor de las 16 del mismo viernes fue hasta esta última esquina a ver si lo hallaba. "Cuando lo vi llamé al 911 y aporté su descripción. Pero minutos después se puso una camisa y se metió en un bar, así que tuve que avisar que ya no se encontraba haciendo malabares ni estaba vestido como había informado. Entonces aparecen dos unidades de la Motorizada e ingresamos al bar para detenerlo", recordó.

El fiscal sostuvo que la condena a dos años que debía afrontar Matías L. era por un robo cometido en diciembre de 2014 cerca de Roca y Wheelwright, cuando junto con un cómplice que nunca fue identificado asaltó a una pareja. Además tenía otro antecedente condenatorio del viejo sistema penal conclusional.

"El cumplimiento de la pena se había diferido hasta que gestionara la libertad condicional. Sólo debía presentarse y fijar domicilio, pero no lo hizo. Adujo problemas familiares, pero la misma tarde que no fue a la audiencia estaba haciendo malabares", explicó el funcionario judicial, quien no descarta pedir que Matías termine de cumplir tras las rejas con su pena de prisión. "Ya se le dieron varias oportunidades, no es la primera vez que se lo declara en rebeldía", indicó Dalmau.

Comentarios