Avellaneda
Jueves 02 de Febrero de 2017

Un policía mató a ladrón que sorprendió a su familia cuando dormía

Un subcomisario de la policía bonaerense mató de un tiro en el pecho a un hombre que entró a robar a su casa de la ciudad de Avellaneda y que antes de morir alcanzó a herir a él y a su esposa, delante de la hija de 9 años del matrimonio.

Un subcomisario de la policía bonaerense mató de un tiro en el pecho a un hombre que entró a robar a su casa de la ciudad de Avellaneda y que antes de morir alcanzó a herir a él y a su esposa, delante de la hija de 9 años del matrimonio. Fuentes judiciales confirmaron que el hecho ocurrió ayer cerca de las 3.30.

Según las fuentes, el subcomisario Luis Alberto Barranco, de 48 años, su esposa y su hija dormían en una habitación cuando fueron despertados por un ladrón que se había apoderado de la pistola reglamentaria del policía para amenazar a la familia. El asaltante había entrado al departamento forzando la puerta con una especie de navaja y mediante amenazas con el arma del policía comenzó a exigir la entrega de dinero.

En esas circunstancias, el delincuente al parecer se puso nervioso y efectuó varios disparos desde la puerta del dormitorio. Una bala impactó en la pierna izquierda de la esposa de Barranco. Entonces el subcomisario se abalanzó sobre el asaltante y se trabó en un forcejeo durante el que se produjeron al menos dos disparos con la misma pistola: uno rozó la espalda de Barranco a la altura de la cintura y el otro que impactó en el pecho del ladrón, que murió casi en el acto.

Al escuchar los tiros y los gritos, los vecinos del edificio llamaron a la policía y llegaron al lugar efectivos de la comisaría 1ª de Avellaneda. Barranco y su esposa fueron trasladados heridos —la nena resultó ilesa— al Hospital Fiorito donde recibieron las primeras curaciones y los derivaron a un sanatorio. Ayer la mujer estaba internada fuera de peligro.

Legítima defensa

El hecho, investigado por el fiscal Guillermo Castro, fue caratulado como "tentativa de robo agravado, homicidio y lesiones". Hasta ayer no había medidas restrictivas de la libertad para el subcomisario ya que todo indica que fue un caso de legítima defensa. Ayer se esperaba que mejorase el estado de salud de Barranco, quien presta servicio el Grupo de Apoyo Departamental (GAD) de Lanús, como de su esposa para poder tomarles declaración.

Los peritajes preliminares en la escena del crimen no permitieron identificar al asaltante, de entre 30 y 40 años, que no llevaba consigo documentación. Además no se había determinaron cómo entró al edificio ya que el ingreso principal no presentaba signos de violencia, así como la puerta del departamento, por lo que se cree que utilizó algún ardid o aprovechó el descuido de un vecino.

Otra pista que siguen los investigadores es la de un segundo delincuente que pudo haber actuado de campana y que escapó en moto al producirse el tiroteo, por lo que analizaban las imágenes de cámaras de vigilancia de los alrededores del edificio en busca de datos más precisos.

Comentarios