Policiales
Sábado 24 de Diciembre de 2016

Un pastor evangélico y su familia sufrieron un violento asalto en su casa

Fueron asaltados ayer en su casa de barrio Godoy por cinco hombres armados.

El pastor evangélico Antonio da Silva Barbosa, de 67 años, fue asaltado ayer a las 14 en su casa de Deán Funes al 8200, en el barrio Godoy. Los autores del atraco fueron cinco hombres armados que luego de amenazar a ocho integrantes de su familia le llevaron unos 50.000 pesos, 1.600 reales, electrodomésticos, ropa y un auto. Los maleantes sin embargo fueron reconocidos por los vecinos y pocas horas después varios efectivos supervisados por el jefe de la policía de Rosario, Marcelo Villanúa, llegaron hasta una casa de Pasaje 1735 al 8000, a siete cuadras de la casa del pastor, y recuperaron lo robado.

Tanto Antonio como su esposa Miriam, de 71 años, viven en la zona desde hace 40 años. Son de Pernambuco (Brasil) y llegaron a la Argentina como misioneros. El es responsable de la "Iglesia Evangélica Asamblea de Dios", en Rivarola al 8000. Y en los últimos cinco años le robaron cuatro veces, todas de manera violenta.

En el almuerzo

En la cocina de la casa de Deán Funes al 8200 estaban sentados Antonio, su mujer y otros familiares de Brasil que vinieron de visita. "Estábamos almorzando cuando entraron cinco tipos armados por la puerta del patio. Tenían revólveres calibre 38 y vestidos todos iguales: pantalones grises de trabajo, borceguíes y celulares. Hablaban como rosarinos y se movieron pidiendo plata", dijo indignado. Y recordó que todo "no tardó más de 15 minutos".

Los ladrones fueron crueles especialmente con Miriam. Aún temerosa, la mujer relató en un portugués cerrado: "Me tiraron cinco veces y la bala no salió. Me pegaron con la culata del revolver en la cabeza y me cortaron. «Matala», le decía uno al otro. Por suerte no pudieron y daban vuelta el tambor del revólver".

Mientras tres maleantes quedaron con las víctimas revolviéndolo todo, uno fue de guardia al patio y el restante de campana a la vereda. Los familiares de Antonio tienen un Honda Civic y un Toyota y los malvivientes conocían ese dato. "¿Dónde está el del Honda blanco?", le preguntaban a un familiar que no comprendía la frase. Eso provocó que con un alambre de fardo maniataran a todos y a algunos los comenzaran a ahorcar. "Pedían plata y plata", contó Miriam.

Luego de presionar a sus víctimas, gatillar cinco veces un arma en la cara de Miriam, ahorcar con un cable a un sobrino de Antonio y romper a patadas algunos muebles, los ladrones se hicieron de 50 mil pesos, 1.600 reales, televisores, una computadora, celulares y el vehículo familiar. "No estaban contentos con eso y entonces cargaron un atado con ropas en el auto y se llevaron todo", relató Antonio.

Voces del barrio

Pero algo no salió bien para los ladrones. La tarde del miércoles, cuando llegaron los familiares de Barbosa, los vecinos observaron un movimiento de hampones conocidos de barrio Godoy a metros de la casa de los Barbosa. Así fue que al iniciar la pesquisas, los policías supieron ese dato.

Poco tardaron los uniformados en llegar a una casa de Pasaje 1735 al 8000, a 700 metros de la casa asaltada, y recuperar las pertenencias robadas y el auto. El comisario Villanúa expresó que "una de las hipótesis es que podrían ser ex convictos o fugados de algunas de las comisarías y que actuaron por un dato que les pasaron".

Comentarios