Policiales
Sábado 16 de Septiembre de 2017

Un mural mantiene vivo el reclamo de justicia por el brutal crimen de una chica en Oliveros

Familiares, amigos y vecinos de Marlene Franco, la joven asesinada el 14 de mayo de 2016, inauguraron la obra del artista Lisandro Urteaga. "No más violencia de género" es el lema de la pintura.

Familiares y vecinos de Marlene Franco, la chica que fue asesinada el 14 de mayo del año en la localidad de Oliveros, inauguraron un mural en el que además de pedir justicia dejaron estampado para siempre en lema "No más violencia de género".
La obra estuvo a cargo del artista de la localidad de Monje Lisandro Urteaga y está ubicada en Entre Ríos y Alsina, sobre una de las paredes del hospital Samco de esa población ubicada en unos 40 kilómetros de Rosario.


oliveros2.jpg
El mural está ubicado en Alsina y Entre Ríos. Su autor tardó siete horas y medias en realizarlo.
El mural está ubicado en Alsina y Entre Ríos. Su autor tardó siete horas y medias en realizarlo.

Alicia Peralta, la mamá de Marlene, contó a La Capital que el mural tiene como objetivo no sólo mantener viva en la memoria de Olivero el caso de su hija, que conmovió a toda la población, sino también despertar conciencia "para que no vuelvan a ocurrir estos asesinatos".
"Es muy fuerte ver el rostro de mi hija en esas dimensiones. Marlene tendría que estar entre nosotros. Mucha gente se emociona al verla en el mural. Nosotros ahora esperamos que se haga justicia y que estos hechos no vuelvan a ocurrir a ninguna mujer", agregó Peralta.

Leer más: Continuará en prisión el acusado de violar y asesinar a una joven

Según la reconstrucción del hecho, aquella noche Marlene había ido a bailar al boliche "Memphis", en Maciel, y ya de regreso bajó del Tata Rápido en la ruta 11 y Mitre a las 5.30 junto a otras dos vecinas del pueblo. Justo allí está el centro de monitoreo de las cámaras de seguridad de la comuna.
oliveros3.jpg

Una de chicas caminó hacia su vivienda, a 100 metros de la garita del colectivo sobre la ruta, justo frente al edificio comunal. Y la otra joven enfiló casi a la par de Marlene pero a la primera esquina dobló a la izquierda y la perdió de vista. Marlene debía caminar unas 12 cuadras por calle Mitre para llegar a su casa. Así quedó a merced de su agresor.

Leer más:Apuntan al juicio oral en el crimen de la chica de Oliveros

Con algunos datos que aportaron testigos y fundamentalmente un hermano de la víctima, que regresaba de visitar a su novia y vio salir de la casa donde ocurrió el hecho a un joven, se logró detener a José Enrique Ojeda, por entonces de 20 años. El caso marcha hacia juicio oral y público.

Comentarios