Policiales
Miércoles 15 de Marzo de 2017

Un mes atrás, por narcotraficantes, caían en Itatí la hija y el yerno del intendente

El 15 de febrero pasado por orden del juez federal de Corrientes Carlos Soto Dávila fueron detenidos la hija del intendente de Itatí, Mariela Terán, y su esposo, Ricardo "Chino" Piris.

El 15 de febrero pasado por orden del juez federal de Corrientes Carlos Soto Dávila fueron detenidos la hija del intendente de Itatí, Mariela Terán, y su esposo, Ricardo "Chino" Piris, ambos sospechados de participar de una asociación ilícita dedicada al narcotráfico. Soto Dávila decidió los arrestos tras la investigación realizada por los fiscales federales de Corrientes Flavio Ferrini y Carlos Schaefer con colaboración de Diego Iglesias, de la Procuraduría de Narcocriminalidad de la Nación (Procunar). En el procedimiento donde se detuvo a Terán y Piris se incautaron 50 mil pesos en efectivo, joyas por valor de 60 mil pesos, una camioneta Toyota Hilux, una lancha y dos motos.

Un auto cargado

La Justicia colocó sus ojos sobre Mariela Terán cuando el 25 de octubre de 2013 denunció el robo de su Volkswagen New Beetle. Ese vehículo había sido perseguido horas antes por efectivos de Gendarmería Nacional y al ser encontrado por la fuerza de seguridad, abandonado sobre una banquina y sin nadie adentro, descubrieron que estaba cargado con 188 kilos de marihuana.

Cinco días más tarde fueron arrestados el hermano del viceintendente de Itatí, Hernán Aquino, de 23 años y con antecdedentes en varias causas narcos; y Vanesa Sosa, hermana de la concejal Marcelina Sosa. Ambos estaban junto a otras dos personas oriundas de Itatí y cayeron en manos de agentes de Prefectura Naval en un operativo en la ruta 118, cerca de la localidad correntina de Loreto, donde fueron interceptados tres vehículos que transportaban más de 521 kilos de marihuana.

En ese momento el secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco, alertó que se iría a "fondo, caiga quien caiga", en los casos de narcotráfico en la frontera entre Corrientes y Paraguay. Y alertó que se iban a profundizar las investigaciones para desbaratar la "connivencia política" que da apoyo a los narcos de esa zona.

"Se nos fue de las manos"

Por su parte, el intendente de Itatí salió entonces a despegarse de su hija y sostuvo en entrevistas con distintos medios de prensa que no lo sorprendía la detención de Mariela. "Siempre que tuve una oportunidad charlábamos de su situación. Es preocupante, es doloroso, pero no pudimos controlarla", dijo el funcionario.

Roger Terán manifestó aquel día que atravesaba "una situación muy dura, muy difícil, es algo que le duele a todo padre" y admitió que "seguramente tenemos algo de responsabilidad en ésto, en no saber manejarlo".

También explicó que "lo veníamos charlando con las fuerzas de seguridad, con Prefectura, con Gendarmería, porque ella estaba acompañando a un hombre que tenía antecedentes por narcotráfico", expuso en relación al también detenido Piris y aclarando que hacía tiempo había blanqueado la situación de su hija frente a las autoridades de seguridad de la provincia.

En 2009 Mariela Terán tenía 19 años, era la mayor de cinco hermanos, y cursaba tercer año de Profesorado en la ciudad de Corrientes. Sería a lo largo de la hora y once minutos que dura el viaje en ómnibus desde Itatí hasta la capital provincial que conocería a Ricardo Walter Piris, y su vida daría un vuelco inesperado que ahora arrastró hasta a su propio padre.

Comentarios