Policiales
Miércoles 12 de Julio de 2017

Un juez de Sentencia defendió su decisión de otorgarle la prisión domiciliaria a "La Cele"

Julio Kesuani sostuvo que sólo ratificó la decisión adoptada por un juez federal y sin la oposición de los fiscales. El abogado de la mujer también dijo lo suyo

El juez de Sentencia Julio Kesuani defendió ayer su decisión de conceder una detención domiciliaria provisoria a Patricia Celestina Contreras, madre de dos de los líderes de la llamada Banda de Los Monos, que fue detenida hace diez días cuando estaba declarada en rebeldía por un juez en el marco del cumplimiento de una condena.

"Resolví la prisión domiciliaria porque el juez federal que ordenó la detención (Marcelo Bailaque) ya le había concedido la prisión domiciliaria sin perjuicio de que se realicen medidas de constatación respecto de su situación ambiental y del cuidado de su hijo. Lo que nosotros hacemos, con un dictamen de los fiscales que no se opone a tal cosa, es ratificar la decisión del juez federal, en el sentido de que correspondía la prisión domiciliaria", le dijo Kesuani a este diario.

La polémica

La decisión de Kesuani desató una diferencia judicial —que este diario reflejó en una nota de la edición de ayer y no originó— porque en los mismos Tribunales hay oposición al temperamento de este magistrado. "No intento entrar en polémica con ningún colega. Sólo aprecio que me trasladan una resolución provisoria que no tiene una fundamentación a la vista. Estamos hablando de una persona condenada, con una declaración de rebeldía, que queda presa por una nueva causa y en esa situación vuelve a su domicilio. Este caso sale claramente de la habitualidad", había dicho anteriormente la jueza de Ejecución Luciana Prunotto, contraria a la medida adoptada.

Kesuani destaca que no desea que se interprete que le trasladó la decisión a otro juzgado porque esa no fue su intención. La provisoriedad de la prisión domiciliaria a Celestina Contreras, explica, es porque sigue el mismo criterio del juez federal Marcelo Bailaque, quien pidió medidas que están en curso.

Celestina Contreras, de 50 años, estaba condenada a tres años de prisión efectiva por asociación ilícita y tenencia de un arma en la llamada Causa Monos. Cumpliendo condena quedó acusada por una causa de drogas junto a 25 imputados en un expediente conocido como "Los patrones". Y estando en situación de prisión domiciliaria un juez le dictó captura el 8 de abril de 2016 por lo que quedó en rebeldía.

Parámetros disímiles

Fuentes del juzgado de Ejecución resaltaron que en muchos otros casos similares no se resuelve ni con la misma premura ni con la misma facilidad la causa de una persona que estuvo prófuga. Y que acá se definió el caso en tres días hábiles lo que es un plazo considerado inhabitual. "En general los jueces de Sentencia tratan de no resolver nunca cuestiones que tienen que ver con la ejecución de la pena. Acá pasa al revés. El juez resuelve pero de manera provisoria. Los fiscales suelen pedir muchos requisitos para acceder a esos pedidos. Acá no hay fundamentación, ni informe socioambiental, ni todos los antecedentes de la mujer, no está la explicación de por qué corresponde la domiciliaria, ni consideración sobre la incidencia del tiempo de rebeldía, son muchas cosas las que deben evaluarse que están ausentes", dijeron los voceros del Tribunal.

La detención

Patricia Celestina Contreras fue detenida en medio de una serie de allanamientos realizados el sábado 1º de julio en su casa de calle Caña de Ambar, en el barrio La Granada, que es el mismo lugar que fijó como lugar para cumplir la pena domiciliaria que le habían dictado. "Firmé la resolución de prisión domiciliaria provisoria el miércoles a última hora. Los fiscales consintieron la medida del juez. Cuando hay una morigeración de prisión siempre lo remitimos como constancia al juzgado de Ejecución. Eso no equivale a decir que se lo mandamos para que resuelva. Hicimos lo que correspondía hacer", dijo Kesuania este diario la tarde de ayer.

Lo que es cierto es que esta medida es provisoria por lo que hay una resolución definitiva pendiente. Los fiscales Gonzalo Fernández Bussy y María Alejandra Rodríguez indicaron que no tienen objeción a que Contreras continúe en prision domiciliaria en su domicilio hasta que la defensa pida la libertad.

La situación de fondo se resolverá entonces antes del 21 de julio si es que se habilita la feria judicial para analizar este caso en particular. Si no ocurre eso, la situación se decidirá tras el receso invernal y quedará en manos de la jueza de Ejecución Luciana Prunotto.

señor juez. Julio Kesuani, magistado que resolvió el lugar de detención.

"No hay nada irregular en la prisión domiciliaria que se la ha otorgado a mi clienta, Patricia Celestina Contreras, por lo que no se entiende la polémica generada en los Tribunales provinciales". Así se expresó el abogado Fausto Yrure, defensor de la mamá de Ariel Máximo "Guille" Cantero y el asesinado Claudio "Pajaro" Cantero, tras la nota publicada por La Capital en su edición de ayer, en la cual se dio cuenta de una discusión planteada a partir de la rapidez con la cual se le otorgó a la mujer la posibilidad de seguir detenida en la misma vivienda donde hace diez días fue apresada por la Policía Federal.

Contreras fue detenida en su casa de Caña de Ambar al 1800 por orden del juez federal Marcelo Bailaque y en el marco de la causa "Los Patrones". Sin embargo, a pedido de su defensa, "el magistrado le concedió a la mujer la prisión domiciliaria provisoria avisorando que esa será una decisión definitiva del juzgado ya que tiene un hijo de 12 años que está literalmente solo porque su papá y su hermano mayor están presos, su hermanastro aunque no vivía con él también está tras las rejas al igual que su hermana, y otro de los hermanos fue asesinado, motivo por el cual no tenía con quien quedarse. Además, el chico presenta una situación de extrema vulnerabilidad y eso se presentó ante el juez para que se le diera a Contreras la prisión domiciliaria, la que se convertirá en definitiva tras el informe socioambiental que la Justicia Federal debe concretar. Pero no estamos ante una situación «express», como se afirmó, sino ante la puesta en acto del interés superior del menor para que su madre lo cuide".

En ese sentido, Yrure recordó que "en la misma causa de Los Patrones hay otras diez mujeres imputadas, incluso con calificaciones legales más graves, y todas están bajo arresto domiciliario. Y eso no es caprichoso, sino una tendencia general que ha establecido la Justicia Federal en cuanto a su mirada de género sobre la mujer en prisión. Así, salvo casos muy extremos y de delitos muy graves, a las mujeres con hijos menores y teniendo en cuenta el principio de protección de éstos, les otorgan la prisión domiciliaria. Por ello no se puede hablar, como dijeron algunos, de privilegios".

En cuanto a la decisión adoptada por el juez provincial de Sentencia Julio Kesuani, quien coincidió en otorgarle a Contreras el mismo beneficio (ver nota central), el abogado expresó que su clienta "ya ha cumplido casi un año de detención domiciliaria en la causa instruida por el juez Juan Carlos Vienna, y cuando se firmó el juicio abreviado en el cual fue condenada por asociación ilícita se acordó una pena de 3 años, por lo cual ya podía solicitar la libertad condicional en tanto el tiempo transcurrido en prisión. Así, al homologarse el abreviado ella ya estaba en libertad y continuó en ese estado porque nada se lo impedía".

Lenta burocracia

Tras ello, por razones administrativas o burocráticas, el Tribunal no la llamó a notificarse de esa resolución y como ya estaba vigente el pedido de captura de la Justicia Federal se consideró que había entrado en rebeldía y profugada, pero en realidad seguía en su casa y su única presencia en Tribunales hubiese sido para notificarse de una situación de libertad de la que ya gozaba, lo que no tiene sentido".

Y aclaró Yrure: "De manera que ésto no debía revisarlo la jueza de Ejecucion Luciana Prunotto sino que hubiese correspondido que cuando ella se presentara la notificaran de la libertad y le levantaran la rebeldía y la orden de captura. Esa es la gran mentira que genera la polémica. ¿A qué va a ir una persona al juzgado de Ejecución cuando está pasado el tiempo para gozar de su libertad condicional porque ya cumplió más de un año de arresto domiciliario y a los 8 meses ya podía obtener la libertad condicional de la pena total de 3 años de prisión?"

"No hay mucho para revisar ni discutir —agregó el profesional—, mi clienta es una condenada primaria y las causas que tiene están en trámite, sin condena, que sería lo único que podría revocar una prisión condicional y domiciliaria. El juez Kesuani tomó la resolución acertada teniendo en cuenta lo decidido por su par federal y considerando la situación de debilidad del hijo de Celestina".

Comentarios