Policiales
Lunes 19 de Junio de 2017

Un juez ordenó que la policía deje de hostigar y arrestar a un vecino

La Justicia aceptó un hábeas corpus preventivo en favor de un joven que denunció permanente hostigamiento y agresiones de parte de un agente del Comando Radioeléctrico de Rosario que a fines de mayo lo golpeó en la puerta de su casa mientras llevaba a su hijo a la escuela. Un juez hizo lugar al recurso mientras la Fiscalía de Violencia Institucional investiga la conducta del empleado policial.

El 31 de mayo a las 8 Carlos M. salía de su casa con su hijo de la mano para llevarlo al jardín cuando apareció un móvil con dos efectivos y uno le recriminó que por su culpa un compañero había sido suspendido 15 días. Luego el policía supuestamente afectado por Carlos empezó a golpearlo duramente exigiéndole que le pidiera "perdón".

Antecedente

La situación que salió a la luz días atrás en Tribunales viene de arrastre y se originó cuando Carlos fue detenido el 27 de febrero en un allanamiento a su casa. El denunciante dijo que el policía ingresó ilegalmente a su domicilio, lo golpeó y lo llevó detenido de manera ilegítima a la seccional 12ª, con jurisdicción en su barrio.

Sin embargo, esa investigación penal no prosperó y fue archivada por falta de evidencias contra el detenido. A partir de entonces el hombre dice haber sido hostigado permanentemente por el agente al que reconoció varias veces.

Hasta que se dio la última agresión a fines de mayo, lo que lo llevó a presentar la denuncia en la Fiscalía y a pedir asesoramiento en el Servicio Público de la Defensa Penal.

A través de la defensoras Laura Maenza y Analía Abreu, Carlos M. pidió resguardo y el cese de esas agresiones a través de un amparo que se presentó en una audiencia con la presencia de la fiscal de Violencia Institucional, Carina Bartocci.

La funcionaria adhirió a los términos vertidos por el denunciante, aportó datos de la investigación y dijo que el policía está identificado.

Tras escuchar a las partes, el juez Gustavo Pérez de Urrechu primero resolvió que se informe a la Oficina de Gestión Judicial (OGJ) la ausencia del personal policial que debía brindar información del caso.

Finalmente hizo lugar al hábeas corpus, ordenó el "cese inmediato de la situación ilegítima de hostigamiento y las detenciones permanentes" por parte del personal de las fuerza policial denunciada.

Comentarios