Policiales
Miércoles 06 de Septiembre de 2017

Un joven fue asesinado de cinco tiros por quien iba a bordo de una moto

Brandon Cabrera tenía 22 años y estaba con una amiga cuando fue atacado. Los vecinos culpan a "Lamparita" y "Peladito" como supuestos autores

El lunes fue otro día de locura en los monoblocks ubicados en cercanías de Abanderado Grandoli y Sánchez de Thompson. No hubo miramientos y las balaceras se produjeron a uno y otro lado de la avenida que surca el sureste de la ciudad. El más trágico de esos ataques sucedió alrededor de las 21 en uno de los pasajes peatonales ubicados a la altura de Lola Mora y Lorenzini, a unos 200 metros al oeste de Grandoli. Allí, en inmediaciones del Módulo 16, Brandon Nicolás Cabrera, de 22 años, estaba junto a una amiga cuando dos hombres en moto pasaron frente a ellos y el acompañante, tras bajar del rodado, realizó varias detonaciones haciendo blanco en el muchacho en al menos cinco oportunidades. Brandon recibió impactos en la espalda y los brazos cayendo al piso pesadamente. Su amiga y algunos vecinos lo cargaron en un utilitario y lo trasladaron al Hospital Roque Sáenz Peña, donde murió poco antes de las 23.

Como cada vez que una disputa barrial se dirime a balazos en las zonas periféricas de la ciudad los vecinos, que todo lo conocen, comienzan a tirar pistas a la prensa sobre los trágicos sucesos. Muchas veces los datos son de mejor calidad que los que se atreven a contarle a la policía. "Es todo muy frustrante. Es ver claramente el círculo vicioso. A este pibe (Cabrera) lo mataron «Lamparita» y «Peladito». No se si te suenan: «Lamparita» y «Peladito». Son locos que todo el tiempo pasan y tiran. Andan en auto, pasan y tiran; andan en moto, pasan y tiran; andan caminando, pasan y tiran. Y dicen que están arreglados con la policía. Pero vos no le crees a ellos porque necesitas creer en otra cosa: en la policía, en el fiscal, en el juez. Pero «Lamparita» y «Peladito» siguen en la calle, han matado y nadie los busca o no los agarran. Y esa convivencia con la policía o con la Justicia, ¿ante quien la podemos denunciar? Ante nadie. Es muy frustrante. No se puede vivir así porque pasan, tiran y te pueden matar a vos, a uno de tus hijos o a tu vieja que está haciendo los mandados", explicó un resignado vecino de la zona.

Los dos pibes mencionados son personajes conocidos en los monoblocks de Grandoli y Lola Mora: "Lamparita" es el apodo por el que se reconoce a uno de los integrantes de la denominada banda de "Los Funes", y "Peladito" es uno de sus principales laderos, también cercano al apodado "Teletubi", hoy detenido.

La muerte otra vez

No es la primera vez que el olor a pólvora con el hedor de la muerte se mezclan en los monoblocks al oeste de avenida Grandoli, un Fonavi reconocido por ser el habitat original de los hermanos Damario. Milton, el más conocido, fue absuelto en marzo pasado por la Justicia junto a Luis Orlando "Pollo" Bassi y Facundo "Macaco" Muñoz en la causa que les siguieron por el crimen de Claudio "Pájaro" Cantero, el líder de la banda de Los Monos. Sin embargo, en la calle los tres fueron condenados.

Los padres de los tres muchachos fueron acribillados a tiros. Miguel Angel Damario, de 57 años, el padre de Milton y José, fue asesinado con balazos calibre 9 milímetros el 13 de diciembre de 2014 en Lola Mora entre Grandoli y el pasaje Rosa Wernicke, arteria que corre paralela a la avenida. A tan sólo 200 metros de donde la noche del lunes mataron a Brandon Cabrera.

"Si ya sabías que estaba feo el barrio, ¿qué te costaba quedarte adentro, amigo?". Uno de los allegados a "Randis" Cabrera, como también se conocía al pibe asesinado el lunes en el Fonavi de Lola Mora y Lorenzini, dejó esa pregunta abierta en su muro de Facebook a manera de despedida entre decenas de mensajes. Randon vivía del otro lado de la avenida, en Isola al 300 bis, en los monoblocks del Parque del Mercado. Precisamente esa zona el lunes vivió otra jornada de balaceras indiscriminadas que repercutieron al otro lado de Grandoli. "Mirá, ayer hubo tiros a la mañana, a la tarde y a la noche. Como a las 19.30 se escuchó una balacera bárbara. A las 21.30 un auto que venía por Grandoli dobló por Lamadrid disparando al aire", indicó una vecina que reside en el Fonavi del Parque del Mercado. "Pasaron por los núcleos 9, 10 y 11 y dispararon 20 o 30 veces, fue un locura", indicó otra vecina.

Fuertes como explosiones

Así se llegó a las 21, cuando "Brandis" Cabrera estaba junto a una amiga en uno de las veredas internas de los monoblocks, en inmediaciones del Módulo 16, a unos 100 metros de Lola Mora y Lorenzini y cerca de una peluquería llamada "Cecilia". Según se pudo reconstruir, cuando Cabrera estaba en la vereda junto a esta mujer de 29 años aparecieron dos hombres en una moto. Uno de ellos bajó del rodado, sacó una pistola y disparó siete veces sin mediar palabras.

"Por acá siempre hay disparos, pero los de anoche fueron más fuertes. Eran como explosiones", recordó una doña del barrio. Los balazos impactaron en la humanidad de Cabrera mientras trataba de esquivar los impactos directos. Varios proyectiles marcaron agujeros en las paredes. Luego el tirador se subió a la moto y con su compinche desaparecieron. Según relataron vecinos, el tirador era "Peladito" y quien manejaba la moto era "Lamparita".

Mortalmente herido, Cabrera fue subido en el utilitario de un vecino y trasladado al Hospital Roque Sáenz Peña, donde ingresó en estado desesperante y murió poco antes de las 23.

El asesinato de Brandon Cabrera es investigado por la fiscal de la Unidad de Homicidios Marisol Fabbro, quien no realizó declaraciones a la prensa y comisionó al gabinete criminalístico de la Policía de Investigaciones (PDI) para que trabajara sobre el terreno. "Hay medidas en curso para determinar la motivación del hecho y la identificación de los autores del homicidio", se explicó desde el área de prensa de la Fiscalía Regional Rosario.

entre las torres. Brandon estaba con una amiga junto al Módulo 16 cuando aparecieron sus matadores.

Comentarios