Policiales
Miércoles 31 de Mayo de 2017

Un convicto con salidas transitorias, sospechoso de asesinar a un profesor

Está alojado en la comisaría 2ª de Venado Tuerto, a sólo 50 kilómetros de la casa del docente asesinado la tarde del domingo

Un joven de 21 años que gozaba de salidas transitorias de la comisaría 2ª de Venado Tuerto, donde se hallaba preso por delitos contra la propiedad, es el principal sospechoso para la Justicia en el marco de la investigación tendiente a esclarecer el crimen del profesor de matemáticas Juan Carlos "Charly" Eterovich, quien tenía 46 años y recibió numerosas puñaladas en su domicilio de la localidad de María Teresa, el domingo pasado.

El hombre era hijo único y vivía junto a un perro, que también fue asesinado, en la coqueta casa

que compartió con su madre hasta que ésta murió cinco años atrás, en General Paz entre Sarmiento y Rivadavia, en una pequeña localidad de algo más de 4 mil habitantes ubicada a unos 200 kilómetros al suroeste de Rosario, en el departamento General López y próxima a la laguna La Picasa.

Allí, en una sala de esa propiedad, fue encontrado Eterovich la mañana del lunes en medio de un charco de sangre y con indicios de haber estado varias horas tirado. Lo hicieron después de que un joven de 27 años, quien alquila una habitación ubicada en la parte trasera de la vivienda, les franqueara el paso.

Sorpresa trágica

Según fuentes policiales, el docente fue hallado la mañana del lunes después de que no se presentara a trabajar en el colegio donde daba clases, lo que llamó la atención de la autoridades educativas quienes, ante la falta de respuesta de su parte y de que el doocente no atendiera su teléfono, dieron aviso a la policía.

"Charly" era algo más que un buen profesor de matemáticas, según dijeron los vecinos de María Teresa a La Capital. Era reconocido como un excelente tipo y por eso su asesinato caló hondo en el tejido social de la población. "Era una persona muy querida y solidaria en el pueblo además de ser un excelente profesor de matemáticas", dijo Marcela, una amiga de muchos años.

Ayer, incluso, una delegación con peritos de la Policía de Investigaciones (PDI), la Policía Científica y de Gendermería Nacional llegaron al pueblo para inspeccionar la vivienda en la que el profesor encontró la muerte en circunstancias sospechosas ya que la policía local descartó el móvil del robo.

En la terminal

En medio de la pesquisa, los policías supieron que el mismo joven que aparece como principal sospechoso del homicidio había sido recogido por "Charly" en la terminal de ómnibus de María Tresa el mediodía del domingo, horas antes de que lo asesinaran.

Ese joven, que estaba preso en la seccional 2ª de Venado Tuerto, ese día tuvo su salida transitoria desde las 10 y hasta las 18 horas, tiempo en el cual habría asesinado al profesor.

Dos audios de WhatsApp e imágenes de las cámaras de seguridad puestas en la terminal de ómnibus del pueblo son indicios, no pruebas, que podrían complicar la situación del presunto asesino que volvió a su celda de la comisaría 2ª de Venado Tuerto.

La fiscal que entiende en la causa es Paula Borello y aseguró a éste diario que "por el momento no hay ningún imputado en la causa Eterovich pero tenemos fuertes indicios que podrían resultar favorables para la investigación y el esclarecimiento de lo ocurrido. De todos modos queremos ser muy cautos y no entorpecer el caso desde el punto de vista judicial".

Todo es silencio en el pueblo y los pocos testimonios que se pueden recoger son bajo secreto de identidad. La habitual parsimonia y el relax que rodea a María Teresa hacen que la gente se ponga chúcara. Más aún cuando periodistas "fóraneos" intentaba develar las claves del misterioso crimen.

Viaje y audios

Desde María Teresa nos son muchas las combinaciones de transporte público para conectarse con localidades del sur santafesino, fundamentalmente con Venado Tuerto. "Hay pocos servicios para poder viajar. Los domingos llega un solo colectivo desde Venado. Lo hace pasado el mediodía y ese fue aparentemente el micro que llevó al principal sospechoso del crimen", dijo el abogado Julián Palarich, quien además está suplantando a la presidenta comunal de María Teresa, María Cristina Gómez, que está con licencia médica.

De ser así las cosas, el último domingo el sospechoso llegó a María Teresa pasado el mediodía. Las cámaras de seguridad lo detectaron cuando bajó del ómnibus y se dirigió caminando hasta un Volkswagen Bora rojo que sería de "Charly" Eterovich. Eso aparece citado en un audio que circuló y que al principio era anónimo para la gente del pueblo pero no para la Justicia.

En ese audio un joven de María Teresa que viajaba en el mismo ómnibus que el sospechoso escuchó como éste enviaba audios a sus amigos y el hizo lo mismo pero describiendo lo que estaba pasando. En el audio que hizo llegar el testigo se puede escuchar: "Ahora estoy yendo a María Teresa a verme con una minita y un amigo y después me vuelvo y hacemos esa. Y después me vuelvo en Bora. Te lo juro que decía eso. Alto, negro, era ese loco. A mí me preguntó si era de María Teresa, si sabía por dónde se entraba a María Teresa. Qué se yo. De todo me preguntó. Cuando yo me bajé el loco fue para el lado del pueblo nuevo y en esa dirección estaba el auto de Charly".

Los audios en sí no representan cabalmente una prueba irrefutable para demostrar un ilícito aunque en algunos casos, como éste puntualmente, pueden servir de pista y de hecho eso es lo que está pasando con los audios y con las imágenes de las cámaras de seguridad más una serie de evidencias que está recolectando la fiscal Paula Borello para poder imputar sin dudas al principal sospechoso del horrendo crimen que sacude a María Teresa.

En otro de los audios que envió el joven testigo que estaba junto al sospechoso del crimen o mejor dicho en el mismo colectivo, le cuenta a un amigo que "le viene diciendo a otro amigo en un audio que ésta le va a salir bien y que después se va a Firmat en el Bora". El joven de María Teresa pudo escuchar con lujo de detalles los audios que enviaba el presunto homicida ya que eran muy pocos los pasajeros que abordaron el colectivo que une el trayecto de 50 kilómetros entre Venado Tuerto y la escena del crimen.

Comentarios