chaco
Lunes 08 de Agosto de 2016

Un condenado a perpetua se evadió por segunda vez y murió tras un tiroteo

El sanlorencino Claudio Gómez fue sentenciado en 2013 por el crimen de un estanciero y de su cuñada. No descartan que se haya suicidado

Un sanlorencino de 48 años que estaba detenido con prisión perpetua por el doble crimen del estanciero chaqueño Manuel Roseo y su cuñada, ocurrido en 2011, murió luego de escapar de la cárcel y tirotearse con agentes penitenciarios. Se trata de Claudio Gómez, un vendedor de autos que dos años atrás había logrado fugarse de otro penal aunque fue recapturado tres meses después.

El último intento para el vendedor de autos fue el sábado a la tarde cuando alcanzó a evadirse de la Alcaidía de Villa Barberán pero a los cien metros cayó luego de recibir al menos un balazo a la altura de la cintura. Hasta ayer era materia de investigación si el balazo en la cabeza que le costó la vida pudo haber sido disparado por él mismo al encontrarse cercado. En tanto, la pesquisa encabezada por la fiscal Carmen Beatriz Scarpin intentaba determinar cómo llegó a manos de Gómez un arma calibre 22 con la cual amenazó de muerte los penitenciarios para concretar su huida, finalmente fatal.

Armado. Según refirió el diario Norte de Resistencia el sábado, minutos después de las 18, Gómez se evadió de la celda que ocupaba en la alcaidía de Villa Barberán cuando personal de vigilancia ingresó a llevarle la comida y retirar la bolsa de residuos. Se investiga cómo fue que cuando uno de los guardias ingresó Gómez lo agredió y salió corriendo de la celda con un arma de fuego en la mano y llegó hasta la puerta de ingreso.

Amenazando con disparar a quien se topara en su fuga, Gómez logró que los guardias le abrieran el portón de ingreso al penal y comenzó a correr bajo la lluvia por una calle embarrada. Perseguido por penitenciarios y policías de un destacamento rural cercano a la alcaidía, e intentando cubrir a los tiros su escape, no había hecho más de cien metros cuando cayó baleado luego de que en la zona se escucharan al menos cinco disparos.

Cercado y extenuado, Gómez quedó tendido en unos montes cercanos al penal con un disparo cerca de la cintura y otro en la cabeza. Entre las cuestiones a dilucidar sobre el incidente, se deberá establecer si el tiro mortal fue ejecutado por él mismo. Para cuando ingresó a un hospital de la zona ya estaba muerto.

Condena y fuga. El vendedor de autos sanlorencino estaba purgando una condena a prisión perpetua por el doble crimen de Manuel Roseo, de 75 años, y Nelly Bartolomé, de 73, asesinados en enero de 2011 en su casona de la ciudad chaqueña de Castelli.

Meses antes un grupo de personas habían realizado maniobras para apoderarse de la estancia de 250 mil hectáreas de la víctima. Entre ellos, Gómez había intentado escriturar 150 mil hectáreas en un juzgado sanlorencino basado en un boleto de compraventa supuestamente firmado por el estanciero, quien llegó a viajar a la ciudad del cordón industrial para denunciar el documento como falso.

Un mes después del doble crimen fue apresado Gómez, finalmente condenado en octubre de 2013 junto con el misionero Luis Raúl "Gusano" Menocchio y Salvador Broda por los dos homicidios y el intento de asesinato de un secretario de la víctima que sobrevivió al ataque.

Broda y Menocchio fueron alojados en una cárcel correntina mientras que Gómez quedó preso en el Complejo Penitenciario II de la localidad chaqueña de Presidencia Roque Sáenz Peña. De allí logró fugar el 3 de enero de 2014 luego de que su compañero de celda, un hombre de 54 años con problemas cardíacos, fingiera una descompensación y cuando un guardia fue a asistirlo Gómez lo redujo con un arma blanca.

Gómez y su compañero lograron llegar al exterior del penal tras cortar una serie de tejidos y vallados. Cuatro penitenciarios fueron investigados como sospechosos de haber facilitado la fuga.

Tres meses después, a fines de abril de 2014, el fugitivo fue recapturado cerca de la localidad de Sauce de Luna, en el norte entrerriano. Al parecer hacía un mes y medio que merodeaba la zona y había sido visto en una camioneta Ford Ranger negra propiedad de una concejala justicialista dueña de un autoservicio.

Según publicara oportunamente este diario, cuando los policías lo interceptaron frente a una estación de servicio a la salida del pueblo de 4.500 habitantes preguntó sin bajarse del vehículo por qué lo seguían. Entonces negó ser Claudio Gómez y exhibió un carné de conducir a nombre de una persona radicada en Timbúes.

Al ser interrogado en la Jefatura de la ciudad de Federal dijo llamarse Daniel Beltramino, vivir en Timbúes y contestó con exactitud todos los datos que se le requirieron. Horas después intentó matarse colgándose de los barrotes de la celda con una remera. Pero fue hallado con vida y trasladado a un hospital de Concordia donde quedó internado en estado reservado. Finalmente sobrevivió y volvió a quedar preso en un penal chaqueño.

Final. El sábado a la tarde Gómez volvió a intentar una fuga y terminó muerto. Cómo llegó a sus manos el arma calibre 22 con la que logró llegar al exterior del penal es la pregunta más importante a responder por la investigación en manos de la fiscal Scarpin, quien ordenó medidas en ese sentido.

En ese contexto inicial de confusión y hermetismo —inicialmente se dijo que un penitenciario había muerto, aunque luego se indicó que ni siquiera hubo heridos entre el personal— según medios chaqueños el ministro de Gobierno de esa provincia señaló que la investigación será "inflexible" a la hora de establecer qué tipo de connivencia pudo facilitar la fuga.

Comentarios