Policiales
Jueves 04 de Mayo de 2017

Un audio de WhatsApp puso al descubierto el acoso de un hombre a dos menores

El mediodía de ayer dos niñas de 11 y 13 años fueron acosadas y perseguidas por un vecino al que se identificó como Lucas Matías G., de 29 años, quien el sábado pasado las había invitado a una fiesta de cumpleaños y durante las últimas semanas les había enviado mensajes por redes sociales mientras las observaba caminar una y otra vez por el barrio. El acoso encontró su momento más conflictivo cuando al verlas en Biedma y Dorrego, el muchacho las siguió hasta la plaza de Saavedra y Dorrego, bajó de su viejo Renault 12 portando un destornillador, e intentó abordarlas. Las niñas estaban acompañadas por una de sus tías, Joana, quien al verlo y reconocerlo pidió ayuda a transeúntes y operarios municipales que realizaban trabajos en la zona. Entre todos la emprendieron a los cachetazos y golpes contra el supuesto acosador que al final terminó demorado en la seccional 15ª y liberado a ultima hora de ayer.

   En diálogo con La Capital Joana sostuvo que "este tipo viene siguiendo a Aylen y Priscilla desde hace dos semanas, y mientras hacíamos la denuncia y él estaba en un calabozo, nos gritaba que se la íbamos a pagar. Por eso ahora tenemos miedo que venga a nuestra casa. Es un vecino y vive a 100 metros de las nenas".

En las redes sociales

Lo que generó más revuelo fue un audio levantado por Matías C., un ocasional testigo de las corridas y la pelea que bajo la etiqueta del falso periodismo ciudadano se viralizó en las redes sociales dando cuenta de que habían querido secuestrar a dos adolescentes, algo que en realidad no fue así.

   Al ser corrido por los vecinos Lucas entró a un quiosco de Uruguay y Dorrego y alguien llamó al 911. Instantes después llegaron varios móviles del Comando Radioeléctrico y lo llevaron en carácter de demorado a la seccional 15ª que interviene por razones de jurisdicción.

   El fiscal Fernando Rodrigo tomó el caso y a media tarde el vocero de Fiscalía, Sebastián Carranza, explicó que "un hecho similar había ocurrido la semana pasada". Además, "admitió que el hombre había seguido a las chicas que habían salido a hacer una compras y que las había invitado a una fiesta en su casa. Las chicas se sintieron incómodas y su tía tomó cartas en el asunto, mantuvo una discusión con el hombre y lo denunció".

    Rodrigo, de la Unidad de Investigación y Juicio, tomó declaración a la tía en presencia de las menores, de la que "no se desprende que las mismas hayan sufrido un intento de secuestro ni abuso ni manoseo alguno, sólo esta situación de intento de acoso".


Comentarios