Policiales
Miércoles 18 de Enero de 2017

Un anciano fue hallado asesinado de dos puñaladas en el patio de su vivienda

Tenía 80 años y vivía en una precaria casilla de Viamonte al 7000. No le conocían familiares y se presume que llevaba más de un día muerto

Nelson Gione tenía 80 años. El lunes al mediodía se lo llevaron muerto de su humilde casa de pasillo en Viamonte al 7000, en barrio Franchetti, también conocido como Belgrano sudoeste. "El hombre parece que murió de viejito", se apresuró sentenciar ante las doñas de la cuadra una de sus vecinas. Pero con el correr de las hora el informe preliminar de la autopsia dio cuenta que el anciano, que llevaba muchos años en el barrio, había sido asesinado algunos días antes de al menos dos puntazos.

"Mirá, es como dice el refrán: quien mal anda mal acaba", describió una vecina dando por tierra con esa expresión coloquial que reza que no hay muerto que sea malo. "Pobre el viejo —agregó la mujer— no era muy querido. Los vecinos ya estábamos cansados porque su casa era un aguantadero y mucho de lo que se robaba en el barrio iba a parar ahí. Después le recriminabas eso y él te respondía: «Se me metieron y nos los pude echar porque estaban armados".

Escena

Gione vivía en una humilde casa de pasillo, una tapera, en la cuadra de Viamonte entre Colombia y Guatemala, en el límite de las seccionales 14ª y 32ª. A pocos metros se erige un complejo de monoblocks conocido fonavi barrio Franchetti, a 100 metros está el Club Recreativo Deportivo 16 de Junio y a tres cuadras la Escuela Nº 1.314 "Victoria Olga Cossettini".

El lunes al mediodía una vecina del anciano sintió un olor nauseabundo que provenía de la vivienda y fue entonces que se dio cuenta de que hacía como cinco días que no veía a su vecino, por lo que decidió llamar al 911. En minutos la cuadra se pobló de patrulleros. Los efectivos policiales comenzaron a preguntar entre los vecinos para reconstruir la vida de Gione, a quien hallaron tirado en el patio de la vivienda con manchas de sangre.

Durante la tarde, fuentes judiciales que dieron cuenta del hallazgo indicaron que la víctima vivía en la indigencia y a simple vista no se advertían signos de violencia en la escena, por lo que no se descartaba que se tratara de una muerte natural. En primera instancia la investigación quedó a cargo de la fiscal de Homicidios Culposos Mariana Prunotto, quien ordenó la autopsia del cuerpo.

Entonces, horas más tarde se estableció que el anciano había sido asesinado de al menos dos puñaladas y que su muerte al parecer databa de varios días. Así, una vez conocido el informe preliminar de la necropsia, el caso fue derivado al fiscal de Homicidios Dolosos Florentino Malaponte.

Aspecto

Los vecinos que aceptaron el desafío de la conversación relataron que Gione era un vecino del barrio "de toda la vida". Que era jubilado. Y algunos se animaron a aventurar que recibía una jubilación del Estado italiano.

"Era una persona a la que se la veía con un bolsito haciendo mandados vestidos desprolijamente. Daba mal aspecto", graficó una vecino, para agregar con contundencia: "En esa casa solía haber mala junta".

En rigor, ninguno de los vecinos consultados en la cuadra mostraron empatía hacia Gione. Y algunos incluso mostraron miedo de hablar con la prensa sobre la muerte del octogenario: "No podemos hablar porque detrás de esto hay mucha mafia", explicaron.

De la consulta realizada por este diario en el vecindario no se pudo establecer que alguien conociera a familiares de Gione. Sin embargo, sus vecinos de Viamonte al 7000 describieron que desde hacía aproximadamente un mes habían llegado a la casa para instalarse junto al octogenario "dos mujeres cuarentonas con dos o tres pibitos de menos de 10 años, así como un muchacho de alrededor de 20", tal como describió una doña.

Compañía

"Gione vivía solo. Pero de vez en cuando tenía viviendo en la casa gente que era de mala calaña. Transeros, choros, alguna mujer con hijos que no tenía donde caerse muerta. Muchas veces a los vecinos de la cuadra les robaban sus casas y cuando Gione no estaba, porque por ahí se ausentaba, se metían en la casa para recuperar lo que les había sustraído", explicó otro residente.

"Yo a Gione lo vi por última vez el miércoles o jueves y los que vivían en la casa estuvieron hasta el domingo. Es decir que estuvieron viviendo en la casa con el hombre muerto en el lugar. Es más el pibe de 20 años el sábado fue a comprar a uno de los negocios del barrio y para pagar sacó una bolsa llena de billetes. Todos pensaron que había robado por ahí, pero ahora que Gione está muerto nadie puede arriesgar que la plata no haya sido del viejo. El sábado estuvieron sacando colchones y el domingo la gente desapareció", agregó el vecino del octogenario asesinado en barrio Franchetti.

"Vivía solo, pero solía albergar a gente de mala calaña. A veces hallaban en su casa cosas robadas en el barrio"

Comentarios