Policiales
Domingo 08 de Octubre de 2017

Un allanamiento con sorpresa: sangre, drogas y un templo umbanda

Los pesquisas se llevaron demorada a la propietaria del local y ex pareja del hombre desaparecido además de incautar medio kilo de cocaína, 68 mil pesos y 100 dólares, veinte celulares, handies, siete videocámaras, balas 9 milímetros, una cuchilla, una espada tipo katana y un Chevrolet Astra.

Un allanamiento realizado el jueves por la Policía Federal en una casa y almacén de Barra al 3300 en el marco de la búsqueda de un hombre cuyo paradero se desconoce desde hace varios meses, dejó al descubierto un lugar de venta de drogas y un templo umbanda en el que un perro adiestrado detectó manchas de sangre. Los pesquisas se llevaron demorada a la propietaria del local y ex pareja del hombre desaparecido además de incautar medio kilo de cocaína, 68 mil pesos y 100 dólares, veinte celulares, handies, siete videocámaras, balas 9 milímetros, una cuchilla, una espada tipo katana y un Chevrolet Astra.

La historia se remonta al 3 de junio pasado cuando la policía descubrió junto a un zanjón de Belgrano al 100, en el barrio Cabín 9, restos óseos aún no identificados y que en un primer momento se pensó que podían ser de Valentín Reales, el chico de 15 años desaparecido desde noviembre pasado en la misma zona, una versión luego desestimada.

Luego de un examen preliminar los forenses determinaron que los restos óseos eran compatibles con una persona de entre 35 y 40 años que había sido atacada con un arma calibre 45 milímetros, según estipularon los peritos de acuerdo con los impactos en los huesos del cráneo y la pelvis. La presunción era que la víctima había sido asesinada en otro lugar y luego tirada en el zanjón.

Por entonces se investigaba el paradero de Sergio Andrés Ramos, quien era ex pareja de la propietaria del almacén de Barra al 3300 y cuya hija había acusado a la mujer por la desaparición de su padre. Por eso los policías llegaron hasta la casa de la mujer el jueves y se toparon con las sorpresas del templo umbanda, la droga y los rastros de sangre hallados por el perro Byron de los bomberos voluntarios de Villa Constitución.

En el allanamiento la Federal se llevó a Adriana T., de 43 años, dueña del lugar y ex pareja de Ramos; Noelia M., de 26 años; Juan C., de 49; Germán F., de 32; y José T., de 38, quienes fueron notificados de la causa iniciada en su contra por infracción a la ley de drogas y luego recuperaron la libertad.

"En la parte de adelante de la casa allanada funciona un precario almacén que no condice con las siete cámaras de filmación que tiene en la entrada. En el interior se retiraron muestras de tierra y también muestras de sangre halladas", describió un vocero de la pesquisa para agregar que tras recorrer la edificación se encontraron con una construcción donde funcionaba un templo umbanda.

Como corolario de la historia, el 30 de agosto de 2016 Adriana T. había denunciado que atendía su local cuando pasaron dos desconocidos en moto y abrieron fuego contra las personas que estaban en la vereda. Según contó la almacenera entonces, los clientes respondieron la agresión y se generó un enfrentamiento que dejó como recuerdo los balazos en el frente de su negocio.

Comentarios