Policiales
Lunes 30 de Enero de 2017

Un adolescente continuará preso acusado de balacera con un muerto y dos heridos

La Justicia ordenó que siga en el Irar. Le atribuyen el crimen de Eugenio Solaro, hecho en el que fueron heridos un joven de 18 años y un niño

La espiral de violencia que cada tanto recrudece entre bandas de los barrios de Tablada, Parque del Mercado y el Municipal de zona sur tiene el lógico correlato en el Poder Judicial, donde se toman medidas que buscan aplacar una realidad compleja que no parece de fácil y pronta resolución. Mientras que la semana pasada fue detenido Fernando Andrés Caminos, acusado de un homicidio, sospechado de participar de balaceras y considerado "muy peligroso" en ese territorio, pocas horas después se decidió mantener bajo encierro a un joven de 18 años integrante de un grupo antagónico y bajo proceso por el crimen de Eugenio Solaro, un gravísimo hecho ocurrido en mayo de 2016 en el que además fueron heridos un adolescente y un niño. Los investigadores que tienen bajo la lupa la secuela, atribuyeron ese incidente, como otros, una réplica por el asesinato de la madre del muchacho, Mariela Miranda, cuya familia está ferozmente enfrentada a los Caminos.

Infiernos de balas

Prófugo durante tres meses y detenido recién cuando se presentó con sus abogados en Tribunales ante el juzgado de Menores que lo requería, Alan Elio F. es el joven sospechado de desatar un infierno de balas el domingo 1º de mayo de 2016 en un pasillo de Ayacucho al 4200, en Tablada.

Ese día todo se precipitó luego de un tiroteo, un par de horas antes, en el barrio Municipal de Lamadrid y Grandoli donde extiende sus dominios la gavilla del también detenido Alexis, el hijo del asesinado ex líder de la barra brava de Newell's Roberto "Pimpi" Caminos. Un rato más tarde el bando de Tablada se replegó a su territorio y hasta allí fueron jóvenes identificados con Alexis, que se metieron en un pasillo de Ayacucho y Ameghino. Allí fueron recibidos con una lluvia de balas que terminó con la vida de Eugenio Julio "Popi" Solaro, de 26 años, y causó graves heridas a Mauricio David R., de 18, y Julián A., de 11.

El sangriento cruce fue atribuido por los investigadores al homicidio de Mariela Miranda, la mujer de 35 años asesinada el 16 de marzo pasado y cuyos hijos —entre ellos el acusado por el crimen de Solaro— juraron vengar su asesinato.

Prófugo

Luego de entregarse Alan quedó detenido en el Instituto de Rehabilitación Adolescente Rosario (Irar). Y por tener 17 años quedó sujeto al régimen de Menores en conflicto con la ley, en una causa tramitada por la jueza Carolina Hernández.

En octubre de 2016 la defensa pidió su libertad para que transitara el proceso judicial bajo cautela domiciliaria con control tutelar de su familia. Pero Hernández emitió una resolución donde confirmaba su decisión de que el joven continúe en los pabellones del Irar.

Los abogados de Alan, considerado un actor de peso en las balaceras entre las bandas, apelaron esa resolución. El conflicto se elevó a la segunda instancia, donde el juez Alfredo Ivaldi Artacho confirmó la resolución la jueza. Disconforme con esa decisión, la defensa del joven insistió y expresó agravios con nuevos fundamentos contra la resolución de primera instancia.

Requisitoria

En tanto, en diciembre pasado Hernández recibió la requisitoria de elevación a juicio que impulsa la fiscal Cristina Herrera, quien acumuló evidencias para considerar a Alan como autor de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, abuso y portación de arma contra Solaro, y las lesiones graves dolosas contra Julián A. y Mauricio R.

Pero no es la única acusación contra el joven. A ese expediente se acumuló otro donde se lo acusa junto a un hermano y a su padre de amenazas coactivas por haberse presentado cinco días después del homicidio en la casa de familiares de una de las víctimas y advertirles que los matarían si hacían denuncias o los acusaban.

Una de las declaraciones que sirvió como sustento de la imputación fue la de un allegado a las víctimas que en dos oportunidades señaló con claridad al muchacho. "Estaba con un arma grande, estoy muy seguro", afirmó. Sin embargo, sugestivamente, en una tercera declaración utilizó esas mismas palabras para desincriminarlo.

Mientras tanto, estaba pendiente de resolución el conflicto de la apelación al rechazo de la libertad planteada por la defensa. Esa situación finalmente quedó bajo la observación del juez de segunda instancia Guillermo Llaudet Maza, quien presidió una audiencia desarrollada días atrás en Tribunales.

Durante el trámite los abogados de la defensa, Pablo Audisio y Alberto Tortajada, reiteraron los fundamentos vertidos en la primera instancia y remarcaron que la resolución de la acusación contra su defendido no está firme. La asesora de Menores Gabriela Román, a su vez, indicó que el joven acusado no tiene problemas de convivencia en el Irar.

A su turno, el fiscal de Cámaras Guillermo Corbella reforzó su postura con el repaso de las evidencias que apuntan a demostrar que Alan fue el autor del homicidio y las lesiones, y recordó que hay al menos dos testigos que lo reconocen. En ese camino pidió al juez que confirme el encierro de Alan, ya que como en diciembre se presentó la acusación donde se hace referencia a gravísimos delitos que contemplan una pena de cumplimiento efectivo, la causa se encaminaría a juicio.

Luego de llamar la atención a la defensa por no incorporar nuevos fundamentos a lo que ya había vertido en la primera instancia para rebatir la resolución, Llaudet Maza decidió confirmar la resolución que ordenaba el encierro de Alan en el Irar.

Sintonía

Aunque se trata de resoluciones con un sustento jurídico, es evidente que esa medida está en sintonía con algunas acciones en materia de seguridad que se desplegaron en los últimos meses en Tablada, barrio Municipal, Parque del Mercado y República de la Sexta motorizadas por investigaciones de la Fiscalía de Homicidios en torno a un tendal de muertos y heridos en esa zonas de la ciudad.

Y así como en octubre cayó preso Alexis Caminos, acusado del crimen de Claudio Ruiz ocurrido el 5 de abril de 2012, la semana pasada se detuvo, imputó y se ordenó la prisión preventiva sin plazos de Fernando Andrés "Andy" Caminos, de 25 años, por el homicidio de Carlos "Pelín" o "Tío Pelo" Juárez ocurrido el 25 de diciembre en Lamadrid 98 bis.

Comentarios