Policiales
Jueves 07 de Septiembre de 2017

Un acta falsa y dos armas plantadas tras la ejecución de dos automovilistas

Es la hipótesis que trabaja el fiscal Adrián Spelta en torno a la persecución con final trágico ocurrida el 23 de junio en Callao al 5700. Hoy será la audiencia imputativa

Diez efectivos de Comando Radioeléctrico y ocho de la Patrulla de Acción Táctica (PAT) se sentarán hoy en el banquillo de los acusados para escuchar las imputaciones que hará el fiscal Adrián Spelta respecto de su participación en el doble crimen de David Campos y Emanuel Medina, ocurrido el mediodía del pasado 23 de junio en Callao y Arijón. Según adelantó ayer en rueda de prensa el fiscal Spelta, "las acusaciones oscilarán entre el delito de homicidio y el de encubrimiento", que al tratarse de policías podría agravarse por su condición de funcionario público o bien por el incumplimiento de sus deberes. Dentro de las imputaciones que puede realizar el fiscal, la más grave es el "homicidio agravado por el abuso de la función policial", un delito que prevé una condena de prisión perpetua.

"Evidentemente lo informado por el acta de procedimiento (del hecho en el que fueron muertos los muchachos) difiere en forma importante en cuanto a lo que me dicen las pruebas objetivas. El arma encontrada en cercanías de Campos, que iba como acompañante en el auto y que diera positivo de dermotest, no fue utilizada en el lugar. El arma tenía dos vainas servidas en su tambor. Esas dos vainas habían sido percutadas por dos armas diferentes que no era el revólver secuestrado. Es decir, ahí esa arma no fue disparada", indicó Spelta dando a entender que el arma había sido plantada por los policías que estuvieron en la escena antes de su llegada. "El arma encontrada en cercanías del conductor, que dio negativo en la prueba de dermotest, no fue disparada", agergó el fiscal. En la rueda de prensa también indicó que hay "tres tiradores identificados" y que le solicitó a Gendarmería Nacional "una pericia balística más profunda sobre siete plomos hallados en el interior del vehículo" donde murieron Campos y Medina.

Una noche de caravana

El hecho que se ventilará en la audiencia imputativa de esta tarde ante el juez penal Carlos Leiva ocurrió el mediodía del viernes 23 de junio pasado y tuvo desenlace en Callao al 5700. Allí el Volkswagen Up que conducía Manuel Alejandro Medina, de 32 años, con prontuario desde 2008 y padre de un bebé, se estrelló contra un árbol después de que el vehículo fuera baleado por los policías que lo perseguían desde hacía 35 minutos. En el auto, junto a Medina, viajaba David Ezequiel Campos, de 28 años, quien era dueño del rodado, empleado de una fábrica de muebles y ajeno al delito. La noche anterior David y Manuel salieron a bailar y por la mañana siguieron "de caravana".

La versión policial indicó que los jóvenes se negaron a ser identificados en la zona de Grandoli y Lamadrid y atacaron a una de las patrullas de la Policía Motorizada con disparos, lo que motivó la persecución y posterior ataque a balazos. Siempre de acuerdo a esa hipótesis, cuando los agentes bajaron de la camioneta en Callao al 5700, constataron la muerte de ambos jóvenes en el interior del auto y "secuestraron un revólver tipo lechucero, una pistola calibre 9 milímetros y vainas de ese calibre". Los vecinos contradijeron esta versión y plantearon un escenario de fusilamiento. "Vimos cómo el auto parecía que estallaba. El airbag se abrió y le dio a uno de los pibes. Parecían borrachos, el otro como que se quería mover. Pero la policía bajó de la chata, los rodeó y les tiraron. Serían unos siete u ocho los policías", contó un operario que trabajaba en la zona y fue testigo.

Pericias cuestionadas

Según la autopsia, el cadáver de Campos tenía cuatro orificios de bala y dos proyectiles dentro del cuerpo y Medina tenía nueve impactos y cuatro proyectiles en su cuerpo. Hace dos semanas el fiscal Spelta dio a conocer pericias realizadas en el Conicet con un microscopio de barrido electrónico que "determinaron que en las dos manos de Campos se hallaron partículas compatibles con disparos de arma de fuego". Pero la pericia fue cuestionada por los familiares del muchacho. "Nosotros no la tomamos como válida ya que así como a mi hermano y su amigo les plantaron armas, los policías pueden haberle puesto pólvora en las manos para simular que dispararon. Tuvieron tiempo suficiente hasta que llegó el fiscal para acomodar la situación, modificar la escena, manipular los cuerpos y planificar todo", dijo Eduardo Campos. Y se preguntó: "¿No es llamativo que sólo tenga pólvora en sus manos mi hermano, que casualmente era quién iba como acompañante? Manuel no tiene ningún rastro porque iba conduciendo".

En Jefatura

El martes por la tarde, los 18 efectivos del Comando y la PAT fueron citados en la Jefatura y personal de la Policía Federal Argentina procedió a detenerlos por los delitos de homicidio, encubrimiento agravado y falsedad ideológica. Entre los apresados están los tres jefes de tercio que llegaron al lugar, uno de Comando (quien firmó el acta preventiva de lo ocurrido) y dos de la PAT, todos ellos oficiales principales. El resto de los detenidos tienen cargos de sargentos, cabos y agentes. Y cinco de los detenidos son mujeres.

Allegados a una de las defensas mostraron su disconformidad con lo "selectivo del otorgamiento de prisiones domiciliarias" a los detenidos. "Le dio domiciliaria a una chica que está embarazada y a una que tienen una nena de un año que da de amamantar. Pero le negó esa modalidad de cautela a una empleada que también amamanta y a otra, oriunda de Vera, que es única guarda de su hija de dos años", dijeron. Otras de las quejas expuestas estuvo dada en que "a los detenidos los trataron como testigos cuando estaban sindicados en la causa, negándole los derechos que les atribuye el proceso penal. Por suerte ninguno declaró. Y siendo tratados como testigos les secuestraron los celulares", explicó un allegado a una de las defensas de los policías.

estampado. El VW Up de Campos era manejado por Medina cuando una chata policial lo estrelló contra un árbol.

Comentarios